CiU y ERC 'salvan' los presupuestos de 2014

stop

FUTURO ECONÓMICO

Artur Mas y Mas-Colell, en una imagen en el Parlament./EFE/Toni Garriga

20 de noviembre de 2013 (20:01 CET)

El President Artur Mas había ensalzado la figura del presidente de Esquerra Republicana, Oriol Junqueras, unas horas antes. Y lo hacía plenamente consciente de que los republicanos son, en estos momentos, el único sostén del Gobierno catalán. Mas quería aprobar los presupuestos de 2014, y ha contado con los votos del grupo de Esquerra para rechazar las enmiendas a la totalidad que han presentado el resto de grupos del arco parlamentario, del PSC, PP, ICV-EUiA, Ciutadans y la CUP.

Mas había defendido a Junqueras, acosado por la oposición por sus palabras sobre la posibilidad de parar la economía catalana para presionar en favor de una consulta soberanista. Eso lo hacía en la sesión de control en el Parlament de este miércoles, y pocas horas después, CiU y ERC sumaban sus votos para poder aprobar el presupuesto de 2014 que será determinante para la suerte de Mas. Pase lo que pase con la consulta, el jefe del gobierno catalán podrá aguantar, por lo menos, hasta mediados de 2015, porque siempre podrá prorrogar las cuentas de este año.

¿Qué patrimonio se venderá?


A partir de ahora se inicia el periodo de trámite parlamentario, con la pesentación de enmiendas, que se debatirán en las distintas comisiones departamentales. El objetivo es aprobar los presupuestos en el último pleno del mes de diciembre, sobre el 19 y 20 de diciembre. Al margen de las enmiendas, lo que si queda fijado es el total del presupuesto, que asciende a 31.862 millones de euros, lo que incluye el presupuesto del Parlament y de los órganos estatutarios.

En la presentación de las cuentas, el conseller de Economia, Andreu Mas-Colell, ha admitido que “no son los ideales”, pero que “son los necesarios” para poder evitar un ajuste de 2.000 millones de euros. El problema, que Mas-Colell no ha podido solventar, es que el Govern no sabe de dónde podrá conseguir esa partida. Sabe y así lo ha acordado con Esquerra Republicana, que deberá surgir de la venta de patrimonio, pero no se ha comunicado qué se quiere vender ni a qué precio se puede conseguir.

Alternativa para no reducir gasto público

Las palabras del conseller, que ha justificado la subida de algunos impuestos, entre ellos la recuperación de Sucesiones, han sido elocuentes: “No nos gusta haber tenido que tomar estas medidas, porque seguramente no son las más adecuadas para la salida de la crisis, pero nos vemos abocados a ello si queremos impedir una reducción del gasto público más allá de un nivel que podría representar un perjuicio grave para los ciudadanos”.

También Esquerra Republicana ha admitido que no son los mejores presupuestos para buscar una salida de la crisis, pero la idea es que no hay muchas alternativas.

El Govern considera que en los próximos meses podría 'llenar' esa caja que espera 2.000 millones con “partidas políticas”. Es decir, confía en negociar algunas partidas con el Gobierno central a través del capítulo de infraestructuras, reclamando lo que el Estado adeuda por la disposición adicional tercera del Estatut.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad