Ciudadanos provoca la cólera de Colau al acusarla de nepotismo

stop

La alcaldesa acusa a Mejías de "difamar" y "mentir" por denunciar que las parejas de cinco concejales tienen intereses laborales en el Ayuntamiento

La presidenta del grupo municipal de Ciutadans en el Ayuntamiento de Barcelona, Carina Mejías.

en Barcelona, 27 de noviembre de 2015 (21:18 CET)

Más de siete horas ha durado el pleno municipal de Barcelona de este viernes. Un tiempo perdido. La alcaldesa, Ada Colau, no puede aprobar los presupuestos para 2016 porque no cuenta con los suficientes apoyos. Y encima se ha llevado un buen disgusto cuando la presidenta del grupo municipal de Ciudadanos, Carina Mejías, la ha acusado de colocar a las parejas de varios concejales.

Colau ha montado en cólera cuando Mejías ha explicado que las parejas de al menos cinco de los 11 concejales de Barcelona en Comú, el partido de Colau, tienen intereses laborales vinculados al Ayuntamiento. La alcaldesa ha acusado a la ciudadana de "difamar" y "mentir" y la ha invitado a ir a Fiscalía si mantiene las acusaciones de nepotismo.

La pareja de la alcaldesa

El marido de Colau, Adrià Alemany, dejó su empleo en el Barça para incorporarse al Consistorio como responsable de relaciones institucionales. Para evitar la polémica la alcaldesa dejó muy claro que le paga el partido y no el municipio. Pero los concejales de la oposición son testigos de que tiene despacho en el Ayuntamiento y de que tiene un correo electrónico institucional, aunque con un @ex-ajuntament para dejar constancia de que es personal externo.

La segunda en la lista de enchufados de Mejías es Vanessa Valiño, la esposa de Gerardo Pisarello, primer teniente de alcalde. La dirigente de ciudadanos explica que Valiño dejó muy claro cuando fue fichada por el Ayuntamiento que cobraría un máximo de 2.200 euros al mes como marca el código ético de Barcelona en Comú. La mujer de Pisarello desarrolla funciones de asesoría en el ámbito de vivienda que regenta el concejal Josep Maria Montaner.

Contratos 'a dedo' para la participación

Precisamente, Montaner es el siguiente de la lista. Su pareja, Zaida Muxí, trabajaba hasta junio en Colectiu Punt 6, una empresa que resultó agraciada con los contratos otorgados a dedo por Colau para dinamizar la participación ciudadana. Zaida Muxí es desde julio directora de Urbanismo del Ayuntamiento de Santa Coloma de Gramenet. También es socia del despacho de arquitectos Montaner Muxí Arquitectes, según su perfil de Linkedin.

También Raons Públiques, la empresa en la que trabaja Gaëlle Suñer ha sido agraciada con contratos para fomentar la participación. Suñer es la mujer de Raimundo Viejo, que fue concejal de vivienda hasta octubre, cuando renunció al cargo para concurrir a las elecciones generales del próximo 20 de diciembre.

Técnica en Les Corts

Al dejar el cargo Viejo fue sustituido por Eloi Badia, que es el último de la lista negra de Mejías, pues su mujer, Tatiana Guerrero, es Consejera Técnica en el distrito de Les Corts, según denuncia la dirigente de Ciudadanos.

Además de repasar la lista de los concejales que presuntamente han enchufado a sus parejas, Mejías ha aprovechado el pleno para denunciar que otro concejal, Jaume Asens, ha abierto las puertas de las oficinas de atención ciudadana para que recojan información que pueda utilizarse en querellas que defienden despachos de abogados particulares. Para la concejal de Ciudadanos, eso es "nepotismo y tráfico de influencias".

"Estas empresas ya trabajaban en el Ayuntamiento con el Gobierno anterior", ha explicado Colau en referencia a las compañías contratadas para dinamizar la participación, y ha insistido en que si Mejías tiene algún indicio de que se ha producido una irregularidad tiene su apoyo para acudir a la fiscalía a denunciarlo, informa Europa Press.

 

 

 

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad