Colau abandonará un centro policial sospechoso de provocar cáncer

stop

Guardia Urbana, Mossos y Bomberos tendrán otra sala conjunta de mando después de que los sindicatos advirtieran que el actual 'búnker' perjudica la salud

Josep Maria Casas

La sala de coordinación de emergencias se encuentra en el subterráneo de este edificio, al lado de la Fira de Barcelona.
La sala de coordinación de emergencias se encuentra en el subterráneo de este edificio, al lado de la Fira de Barcelona.

Barcelona, 20 de noviembre de 2016 (06:00 CET)

Los policías barceloneses la llaman "sala maldita". Se trata de un subterráneo, con ventilación forzada y repleto de equipos electrónicos, que alberga la Sala Conjunta de Mando (SCM) desde la que se coordinan las actuaciones de la Guardia Urbana, los Mossos d'Esquadra y el cuerpo de Bomberos en la ciudad de Barcelona.  

Los sindicatos advirtieron el pasado julio de la proliferación de casos de cáncer entre los policías y los bomberos destinados en éste 'búnker'. De los cerca de 350 empleados que han pasado por estas instalaciones desde que se abrieron en 2006, 15 han desarrollado la enfermedad. Los agentes exigen ser trasladados de forma inmediata.  

La Gerencia de Seguridad y Prevención del Ayuntamiento de Barcelona acaba de encargar un estudio sobre cómo debe ser la futura Sala Conjunta de Mando desde la que se coordinen las emergencias de la ciudad. Este informe detallará el diseño, los equipos técnicos y los puestos de trabajo necesarios.  

Preparan la mudanza a una oficina sana

Fuentes municipales indican que la contratación del estudio es el primer paso para trasladar la SCM a otra ubicación. Se irán del subterráneo del número 28 de la calle Lleida, al lado de la Fira de Barcelona, que es la propietaria del edificio. Todavía no se ha decidido donde se instalarán.

Un técnico de la SCM recuerda que, cuando se instalaron en este 'búnker' en 2006, les aseguraron que era una instalación provisional, sólo para un par de años, aunque ya llevan diez en el mismo sitio.  

Las relaciones entre la Guardia Urbana y los Mossos siempre han sido malas

Estas fuentes explican que uno de los objetivos de la sala conjunta era fomentar la colaboración entre la Guardia Urbana y los Mossos d'Esquadra, pero "no ha funcionado, las relaciones entre los dos cuerpos siempre han sido malas". 

En 2013, la Agencia de Salud Pública realizó una investigación sobre la incidencia del cáncer entre el personal de la SCM pero no detectó índices anormales. No obstante, los sindicatos advierten que desde entonces se han producido más casos.  

El Ayuntamiento de Ada Colau trasladará el centro para evitar un nuevo conflicto con la Guardia Urbana. En mayo, el equipo de gobierno presentó un plan director para el cuerpo que, de momento, ha provocado que 25 mandos policiales hayan cambiado de destino. Están que trinan.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad