Ada Colau en una rueda de prensa. La oposición se une para exigirle la presidencia de los distritos de Barcelona. /EFE/ Alejandro García

Colau repetirá como alcaldesa de Barcelona

stop

Ada Colau consigue que los militantes de partido avalen el acuerdo con el PSC —apoyado por Manuel Valls— para retener la alcaldía de Barcelona

Josep Maria Casas

Economía Digital

Ada Colau en una rueda de prensa. La oposición se une para exigirle la presidencia de los distritos de Barcelona. /EFE/ Alejandro García

Barcelona, 14 de junio de 2019 (18:43 CET)

Ada Colau ha obtenido este viernes el aval de los afiliados de su partido, Barcelona en Comú (BComú), para retener la alcaldía gracias mediante los votos a favor de los concejales del PSC y de los de Manuel Valls.

En la consulta interna convocada por BComú, 2.887 afilados (el 71,43%) votaron a favor de un acuerdo de gobierno con el PSC, que da la alcaldía a Colau; mientras que 1.155 (28,57%), se decantaron por un acuerdo con ERC, con el que el independentista Ernest Maragall sería alcalde.

Han votado 4.042 afiliados de los 9.949 con derecho a voto, el 40,42%. Los organizadores destacaron que es la participación más alta de las consultas efectuadas por los comuns.

Colau dio por hecho que en el pleno municipal de este sábado será “renovada” como alcaldesa de Barcelona por cuatro años más. Aconsejo al candidato de ERC que también consulte a sus bases.

Extendió la mano a ERC, la formación de Maragall, con la que se mostró convencida de que podrá “entenderse” durante el próximo mandato. “Nosotros siempre priorizaremos la interlocución con el PSC y ERC, aunque hablaremos con todos los grupos”, precisó.

Negó rotundamente que durante la negociación con el PSC se vinculase el acuerdo de investidura de Barcelona con pactos en otras administraciones. Mencionó al Gobierno de Pedro Sánchez y a la Diputación de Barcelona. Aseguró que no hay contrapartidas.

Campaña interna

Colau y todo su equipo se emplearon a fondo en los dos últimos días para que se impusiera la primera opción: un acuerdo con el PSC que le permite retener la alcaldía. Aunque no se precisaba en el anunciado de la pregunta que se formuló en la consulta interna, para retener la alcaldía son imprescindibles los ocho votos del grupo socialista que lidera Jaume Collboni y, como mínimo, tres concejales del grupo Barcelona pel Canvi-Ciudadanos que encabeza Manuel Valls. Este se los ofreció gratis, sin condiciones, para impedir que la ciudad tenga un alcalde independentista.

En diversos actos públicos, entrevistas en los medios e, incluso, en un video que difundieron entre los afiliados, Colau les suplicó que avalaran el acuerdo con el PSC. Todos los concejales secundaron su propuesta. La maquinaria de BComú trabajó a destajo para que el acuerdo con los socialistas se impusiera con claridad en la consulta interna. Salvo sorpresas de última hora, Colau será investida alcaldesa en el pleno municipal de este sábado.

Comparación con la consulta de 2017

Colau argumenta que, para aplicar las política de BComú, necesita retener la alcaldía. Insistió ante la militancia que no es una cuestión de apego a “las sillas”, sino de capacidad política aunque les genere “contradicciones”.

Cuando en 2017 se consultó a las bases de BComú sobre la ruptura del pacto de gobierno con el PSC, Colau se lavó las manos. No defendió el acuerdo de coalición que mantenía con los socialistas. No movió un dedo. En cambio, ahora se moja para que las bases avalen un acuerdo con los socialistas, a los que echaron de su gobierno hace dos años.

Maragall ofreció este vienes compartir la alcaldía con Colau. Sin embargo, los comuns la desdeñaron por llegar demasiado tarde. Los republicanos ya han abierto fuego contra su nueva enemiga política.

Colau aseguró que Maragall no les trasladó la propuesta de compartir la alcaldía (dos años cada uno). Indicó que solo la formuló ante los medios. No obstante, este viernes indicó que "le tiende la mano para superar la política de bloques".

Colau y Maragall empataron en número de concejales, diez cada uno, aunque el republicano la superó en 4.800 votos. Por este motivo, la única opción de Colau para continuar como alcaldesa es la de ser investida por mayoría absoluta de 21 concejales. En caso contrario, ganaría Maragall por ser el candidato de la lista más votada.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad