El consejero catalán de Salud, Toni Comín, anunció en abril un plan para reducir las listas de espera sanitarias. De momento, los catalanes pendientes de una intervención quirúrgica tan sólo han descendido un 0,4% durante el primer semestre. / PARLAMENT

Comín planifica desprivatizaciones sanitarias a cuatro años vista

stop

Comín anuncia que en 2021 prevé sacar de la red pública el Hospital Sagrat Cor de Barcelona, propiedad del grupo Quirón

Economía Digital

El consejero catalán de Salud, Toni Comín, anunció en abril un plan para reducir las listas de espera sanitarias. De momento, los catalanes pendientes de una intervención quirúrgica tan sólo han descendido un 0,4% durante el primer semestre. / PARLAMENT

Barcelona, 16 de marzo de 2017 (19:00 CET)

El consejero de Salud de la Generalitat, Toni Comín, piensa seguir adelante con su política de desprivatizaciones para echar del sistema público a los operadores con afán de lucro. Incluso planifica desprivatizaciones a cuatro años vista, como la del Hospital Sagrat Cor de Barcelona, propiedad del grupo Quirón, que ha previsto para 2021, una fecha que está mucho más allá del fin de esta legislatura.

En su comparencia de este jueves en el parlamento catalán, para hacer balance de su primer año al frente del departamento de Salud, Comín aseguró que ya ha cumplido con el 85% de los objetivos que se marcó cuando tomó posesión del cargo. Desde las filas de la oposición le recordaron, como principal incumplimiento, que no ha conseguido reducir las listas de espera.

Reconoce que ha desprivatizado más de lo previsto

Entre los compromisos que considera cumplidos, Comín destacó las desprivatizaciones porque se ha hecho “más de lo previsto y anunciado inicialmente”. En este sentido, destacó la expulsión del sistema público de la Clínica del Vallès, otro hospital privado del grupo Quirón, y la asunción por parte del Instituto Catalán de Salud (ICS) de la gestión de la atención domiciliaria continuada en la ciudad de Barcelona, el barrio de la Mina de Sant Adrià del Besós y en Montcada i Reixach. También indicó que todavía se está negociando una reducción de la actividad pública que están derivando al Hospital General de Cataluña, también del grupo Quirón. No insistió en el intentó de nacionalizar este hospital, tal como anunció hace unos meses.

Comín subrayó que están “priorizando” las entidades públicas o privadas sin afán de lucro. No obstante, reconoció que no se plantea prescindir de centros privados como la Clínica de Girona o de la Clínica de Ponent, en Lleida, porque son necesarias en sus respectivos territorios.

También reiteró que se han creado dos “estructuras de estado” sanitarias. Una de ellas es la Agencia Catalana de Medicamentos y Productos sanitarios, creada recientemente.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad