Competencia presiona a Valencia para que revise las zonas turísticas de su plan comercial

stop

El organismo se suma a la queja que hace la Asociación de Comerciantes del Centro Comercial Gran Turia para permitir la apertura en domingos y festivos

Unos jóvenes turistas se reunen en el centro de Valencia

Barcelona, 19 de enero de 2015 (20:35 CET)

Nunca llueve a gusto de todos. Así se resume lo que ocurre en Valencia con la ley comercial y la libertad horaria de determinadas zonas. Por un lado, algunos comerciantes del centro --y de las bautizadas como áreas turísticas por la Generalitat-- están encantados de abrir en domingos y festivos; otros, sin embargo, lamentan dicha medida y, por último, están aquellos que no están incluidos en este plan, pero que quieren estarlo para levantar la persiana más días al año.

En este último grupo se encuentra el centro comercial Gran Turia de Xirivella. Y la última en pronunciarse al respecto ha sido la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). El organismo insta al gobierno valenciano a revisar sus criterios antes de interponer un recurso ante la Audiencia Nacional.

El problema reside en que algunos centros comerciales como el de Gran Turia no se enmarcan dentro de la zona de gran afluencia turística que ha dibujado la Generalitat Valenciana porque limita con Xirivella. La administración entiende que no se ubica en dicha área, a pesar de estar en la trama urbana de la capital y de que otros complejos de ocio próximos sí que pueden abrir sus puertas en domingos y festivos.

Negociación sin éxito

La asociación de comerciantes de este centro ha intentado negociar con la Generalitat para que le permita subirse al tren de la libertad horaria, pero sin atisbo de acuerdo. Este colectivo subraya que el calendario actual está provocando la pérdida de puestos de trabajo y de clientes.

El centro comercial ha reducido el número de tiendas y los daños económicos de estar fuera del área turística del gobierno valenciano se cifran en dos millones de euros. Además, Gran Turia está gestionado por la multinacional Corio que tenía previsto acometer un plan de reforma millonario.

Analizar el requerimiento antes de mover ficha

Mientras, por su parte, el gobierno valenciano asegura que estudiará el requerimiento de Competencia. Tiene hasta el próximo 29 de noviembre para pronunciarse y, de momento, da la callada por respuesta.

Los comerciantes insisten en que de no cambiarse la situación, el centro comercial tiene los días contados. Incluso el Ayuntamiento de Xirivella solicitaba este verano igualdad entre los centros comerciales y advertía del cierre de comercios por no poder competeir en condiciones con el resto de complejos ubicados en la trama urbana de Valencia. "Gran Turia, por estar sobre suelo de Xirivella no puede abrir los festivos", señalaba. Asimismo, el consistorio ponía de relieve la importancia de mantener abierto este espacio, así como el duro golpe que significaría para el municipio perder dicha inversión comprometida.

Pero, de momento, la Generalitat se mantiene en su trece. Habrá que esperar unos días más para conocer si, finalmente, cede a las peticiones de Competencia o se mantiene, de nuevo, impasible.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad