El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, en la reunión que mantuvo el pasado miércoles con los representantes de asociaciones profesionales de jueces y fiscales. /EFE/David Fernández

Concepción Rodríguez, jueza: “El PSOE nos quiere controlar”

stop

Una de las cuatro asociaciones de jueces se desmarca de la renovación del Consejo General del Poder Judicial y exige que se cambie su sistema de elección

Josep Maria Casas

Economía Digital

El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, en la reunión que mantuvo el pasado miércoles con los representantes de asociaciones profesionales de jueces y fiscales. /EFE/David Fernández

Barcelona, 23 de febrero de 2020 (04:55 CET)

El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, se reunió el miércoles con las asociaciones de jueces y fiscales para encarar la renovación de los miembros del Consejo General del Poder Judicial. De las cuatro asociaciones de jueces, solo una, Foro Judicial independiente (FJI), rechazó que la próxima renovación de la cúpula judicial siga en manos del poder legislativo.

La presidenta de FJI, la magistrada Concepción Rodríguez, defiende que antes de renovar el CGPJ debe cambiarse el sistema de elección de sus miembros. Insiste en que así lo exige el Consejo de Europa y, pr supuesto, el principio de separación de poderes.

También advierte contra los planes del Ministerio de Justicia para “jerarquizar” a los jueces con medidas como los tribunales de instancia o la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal para dar a los fiscales la dirección de la instrucción.

Concepción Rodríguez ejerce desde hace 32 años como jueza de menores en Madrid.

Foro Judicial Independiente calificó de “decepcionante” la reunión del ministro de Justicia con las asociaciones de jueces y fiscales . ¿Tan mal les fue?, ¿no se esperaban la posición de Juan Carlos Campo?

Sabíamos que el ministro y, concretamente, el Partido Socialista no quieren dejar el control del Consejo General del Poder Judicial. Nosotros proponemos un sistema mixto: que ocho de los vocales sean elegidos por el Congreso de los Diputados y los otros doce por los jueces y magistrados, pero democráticamente, mediante un sistema que permita una participación plural.

Esto es lo que exige el Grupo de Estados contra la Corrupción (GRECO) del Consejo de Europa. El Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha sacado los colores a Polonia en diversas ocasiones: cuando les han dicho ‘esto lo están haciendo mal’, ellos han dicho ‘en España lo están haciendo peor’.

El ministro planteó la posibilidad de que los jueces propusieran unos candidatos, aunque la elección siguiera correspondiendo al Parlamento. ¿No les convence?

Ellos quieren seguir con el sistema de elección parlamentario. Reconocen que se ha gestionado mal y que, por esto, ha sido tan nefasto: por ejemplo, se sabe quién será el presidente del Consejo antes de elegir a los vocales, cuando estos son los que lo tienen que elegir. La Constitución establece que son los vocales los que nombran al presidente del Consejo.

Nosotros somos una asociación judicial pequeña, con 350 asociados. No luchamos para ser vocales del Consejo: lo que queremos es cambiar el sistema de elección.

Lo dijo el propio ministro: la gestión ha sido nefasta, se sabe quién será el presidente incluso antes de saber quiénes serán los vocales. En los 32 años que llevo en la carrera judicial recuerdo, por ejemplo, episodios como el del exjuez [Luis Pascual] Estevill, que prevaricaba y que fue condenado.  CiU se lo quiso quitar de encima y lo mandó al Consejo. Esta ha sido la tónica general.

Hoy en día, cuando entras en la carrera judicial por oposición, sabes que tus posibilidades de prosperar van a ser cero, salvo que te metas en una determinada asociación que cuente con apoyos del ámbito político. Esto no es serio y no debería ser así.

¿Las otras asociaciones de jueces son más fuertes?

Hay que ver como funciona el actual sistema: la APM [Asociación Profesional de la Magistratura, de orientación conservadora] y JJPD [Juezas y Jueces para la Democracia, de orientación progresista] se reparten los nombramientos. Por número de afiliados, estamos muy cerca de Jueces para la Democracia, que tiene 400, pero nosotros no luchamos por tener vocales en el Consejo sino por cambiar el sistema de elección .

El GRECO nos pone en el segundo puesto por la cola en materia de independencia judicial. El Partido Socialista no quiere quitar el pie que han metido en el Consejo. El Partido Popular ha dado sus bandazos: lo proponían en los programas electorales, pero, cuando han tenido una mayoría suficiente para modificarlo, no lo hicieron. Ahora dicen que van a cambiar, no sé. No queremos que se renueva el Consejo hasta que no se cambie el sistema de elección. Queremos que se sigan las directrices del GRECO. No queremos pasar otros cinco años con unos miembros del Consejo nombrado por designación política.

¿Prefieren que el Consejo siga tal cual está mientras no se cambie el sistema de elección?

El PSOE no quiere cambiar el sistema, quiere que siga bajo control parlamentario. Lo que sí quieren es ponerle un traje, una careta: que no se sepa quién será el presidente antes que los vocales­. Pero estamos en una democracia. la separación de poderes debe ser real. Para mi lo más importante son los principios. Como le dije al ministro, yo no voy a ir a lo políticamente correcto porque no tengo interés en que se nombre a alguien para el consejo o la cúpula judicial. Nuestro interés es que haya más democracia y separación de poderes.

Defendemos que el juez que entre en la carrera judicial, por su trabajo, pueda aspirar a llegar al Tribunal Supremo independientemente de su forma de pensar o ideología.

¿Dentro de Foro judicial conviven todas las sensibilidades políticas?

Somos de lo más heterogéneo. Hay gente que viene de JJPD y de la APM. No tenemos una ideología. Solo queremos que la separación de poderes sea efectiva y una mejora en el ejercicio de las funciones jurisdiccionales.

¿Acusan al ministro de querer jerarquizar aún más a los jueces?

El ministro usó la palabra “jerarquizar”. Aquí hay dos cuestiones: la primera, cada juez en su juzgado es dueño y señor, esto es la riqueza de la independencia judicial. Y la segunda, ellos [las formaciones políticas y el Ministerio] controlan la cúpula judicial, pero no la base. Inicialmente, intentaron cambiar el sistema de acceso. Como se han producido muchas protestas desde diversos ámbitos, ahora parece que se lo están pensando y abren otras vías. Estas otras vías son los tribunales de instancia, que llevan consigo una jerarquización.

Es un riesgo que a los jueces de primera instancia les pongan un jefecillo por encima. Ellos quieren controlar la base, por eso quieren dar la instrucción a los fiscales. En realidad, da igual quién instruya, sea juez o fiscal, pero el sistema de instrucción debe estar dotado de garantías.  Hoy en día los fiscales están completamente jerarquizados, dependen del fiscal que está encima y, además, sus decisiones no son recurribles y no están motivadas. ¡Ya me dirán como van a hacer la instrucción! Es sospechoso que quieran controlar el acceso, los tribunales de instancia y cambiar la instrucción.

Más control…

Más control. Hay quién acepta eso con tal de que se coloque a los suyos en el Consejo. El daño al Estado de derecho es muy grande.

¿Qué valoración hace del juicio del procés?

No lo he seguido mucho por motivos de trabajo. Nosotros [Foro Judicial Independiente] no nos metemos en asuntos políticos, vamos a temas corporativos y de estructura del Estado. Me da igual que esté de ministro Rafael Catalá o Dolores Delgado, exactamente igual, porque lo que queremos es preservar las estructuras de un Estado democrático, una mayor democracia y una justicia más independiente y cercana al ciudadano. Los tribunales de instancia van a suponer que la justicia se aleje ciudadano porque nos van a quitar los juzgados de los pueblos.

Hemeroteca

Gobierno de España
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad