Condenan al propietario de las escuelas de inglés Brighton a tres años de cárcel

stop

JUDICIAL

20 de julio de 2012 (12:19 CET)

La Audiencia de Barcelona ha condenado a tres años de cárcel al propietario de las academias de idioma Brighton por el delito de estafa continuada de notoria gravedad y múltiples perjudicados.

El acusado, que pactó con el Ministerio Fiscal su condena, deberá indemnizar a los alumnos perjudicados por las cantidades económicas desembolsadas para recibir los cursos que nunca fueron impartidos. En la sentencia, también se condena como responsable civil al Banco Pastor y se le obliga a pagar a los antiguos pupilos.

Quiebra

En el 2001, la compañía que dirigía Alfredo Ibáñez tenía una pérdidas de 1,17 millones de euros. Según dice la sentencia, "la situación de la sociedad era de quiebra técnica, debido a la falta de activo e ingresos suficientes para hacer frente al pasivo exigible". No obstante, el acusado siguió ofertando cursos con rebajas de precios y contratando verbalmente a profesores. "Así, en el año 2002, las pérdidas de la sociedad ascendieron a 1,65 millones de euros”.

El 29 de octubre de 2002, Alfredo Ibáñez formuló ante los juzgados de Barcelona una quiebra voluntaria con un pasivo de 4,2 millones de euros. Posteriormente, la quiebra fue calificada como fraudulenta en el 2005.

Créditos


A pesar de la suspensión de actividades docentes, las entidades financieras como el Banco pastor, Caixa Catalunya, La Caixa, Santander y Caja Madrid siguieron cobrando los préstamos que los alumnos habían suscrito para financiarse los cursos bajo el apercibimiento de incluirlos en listas oficiales de morosos. Todas las entidades menos el Banco Pastor aceptaron un acuerdo propuesto por la Fiscalía, que pactaron las cantidades a devolver a los alumnos. La sentencia no se ejecutará hasta que no sea firme. Por tanto, aún no se procederá con los pagos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad