La confianza de los consumidores se sitúa en su máximo histórico. EFE/Esteban Cobo

Los españoles se relajan pero prevén que la economía irá a peor

stop

El índice de confianza que elabora el CIS vuelve a subir en junio a pesar de que las expectativas hayan empeorado

Barcelona, 03 de julio de 2017 (11:06 CET)

La confianza de los consumidores en España registra un ligero avance en junio respecto al mes anterior, debido sobre todo a la mejor valoración de la situación económica actual, según datos del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). No obstante, han empeorado las expectativas respecto a la evolución de la economía en los próximos seis meses. En concreto, el Indicador de Confianza de los Consumidores (ICC), se situó en junio en 105,8 puntos, por encima de los 105,4 de mayo y de los 96,3 de junio de 2016.

Este baremo se divide a su vez en dos índices. Por un lado, el de situación actual, que ha subido dos puntos (hasta 100,6 puntos) y ha marcado un máximo histórico. Los motivos están en la mejora de la percepción respecto a las posibilidades del mercado de trabajo. Por otro, el de las expectativas, que ha bajado un punto (hasta 111 puntos) respecto al mes anterior.

La confianza de los consumidores ha experimentado un crecimiento mensual e interanual

Según el sondeo que el CIS usa como base de este indicador, la mayoría de los ciudadanos (64%) piensa que la situación económica actual de su hogar es igual que hace seis meses, frente a los que creen que está peor (20,6%) y los que opinan que ha mejorado (15 %).

Asimismo, casi la mitad reconoce que llega justo a final de mes (43,8%), aunque un porcentaje considerable (34,3%) asegura poder ahorrar un poco de dinero. Con todo, un 17,4% confiesa que sigue teniendo dificultades para acabar el mes y se ven obligados a echar mano de sus ahorros o contraer deudas.

Estas son las expectativas

En términos interanuales, los datos de expectativas mantienen una evolución al alza desde hace un año, sobre todo respecto a la situación económica y laboral del país.

Sin embargo, sí se ha registrado una caída mensual de las perspectivas de ahorro y de consumo de bienes duraderos, mientras han crecido ligeramente las expectativas sobre un posible aumento de los tipos de interés. Del mismo modo, han disminuido los temores a una subida de los precios.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad