El exconsejero de la Generalitat Francesc Xavier Mena (i) y el que fue su secretario general, Enric Colet (d), en una imagen de archivo. /GOVERN.CAT

Una alto cargo de Artur Mas revela cómo dieron un contrato a dedo

stop

Una directora de servicios de la Generalitat implica al número dos de la consejería y a un amigo de Oriol Pujol en la adjudicación de un contrato a dedo

Economía Digital

El exconsejero de la Generalitat Francesc Xavier Mena (i) y el que fue su secretario general, Enric Colet (d), en una imagen de archivo. /GOVERN.CAT

Barcelona, 25 de febrero de 2019 (19:17 CET)

Una exdirectora de servicios del gobierno de Artur Mas reveló este lunes en la Audiencia de Barcelona cómo se adjudicó un supuesto contrato a dedo a Josep Tous, exdirigente convergente, amigo de Oriol Pujol y condenado en el caso ITV que llevó este último a la cárcel. Esta exdirectora de servicios, Olga Tomás, implicó a su superior, Enric Colet, ex secretario general de la Consejería de Empresa, en la adjudicación del contrato irregular. Tomás declaró que Colet le ordenó que adjudicase un contrato de servicios a la empresa de Tous.

La sección tercera de la Audiencia de Barcelona juzga desde este lunes este caso de presunta contratación irregular efectuado por el gobierno de Mas en 2011. Se trata de una de las piezas derivadas de la trama de corrupción del caso ITV.

En esta pieza, la fiscalía pide cinco años de cárcel por los delitos de prevaricación y malversación para Colet, que fue secretario general de Empresa y Justicia durante los gobiernos de Mas, así como para Tomàs, exdirectora de servicios de la Generalitat que fue propuesta en 2016 para presidir la Agencia Tributaria de Cataluña. Tomás renunció al cargo porque se la investigaba por este caso.

La fiscalía también pide cinco años de cárcel para Tous -ex número dos de la Diputación de Barcelona y exdirigente de Convergència que aceptó una condena de 22.500 euros de multa por el "caso ITV"- y para su esposa, Tica Bosch. Ambos eran los administradores de hecho de Ieconsumo, la empresa que obtuvo un contrato de 48.840 euros supuestamente a dedo.

La Fiscalía sostiene que la Consejería de Empresa otorgó en 2011 un contrato a una empresa administrada por Tous y su esposa para redactar un plan estratégico destinado a rediseñar la Agencia Catalana del Consumo. El ministerio público califica este contrato de "innecesario".

Apunta a dos dirigentes convergentes

En su declaración ante el tribunal, Tomàs delató a Colet y Tous. Asumió los hechos de los que se le acusa en busca de un acuerdo con la fiscalía para que rebaje la pena solicitada en sus conclusiones definitivas.

Tomàs relató que fue Colet quien le indicó que "necesitaba" un plan estratégico para redefinir la Agencia Catalana de Consumo y que el "proveedor" sería Tous. Añadió que, inicialmente, pensó que se trataba de una contratación menor -de hasta 18.000 euros- que puede ser adjudicada sin concurso público. Sin embargo, "al cabo de unas semanas se convirtió en un negociado, cambió la cuantía y también el procedimiento".

A partir de ese momento, Tompas declaró que Tous la llamó "varias veces" y le comunicó el nombre de una empresa y un autónomo que finalmente concurrirían al concurso de adjudicación. Ambos estaban vinculados aTous: la empresa competidora fue descartada porque no acreditó su solvencia y el autónomo ni siquiera presentó oferta.

La declaración de Tomàs contradice la versión Colet, quien responsabilizó de los hechos a la exdirectora de servicios. Aseguró que todas sus competencias en materia contractual las tenía delegadas en ella.

Colet esgrimió dos resoluciones de la Generalitat que, a su parecer, demuestran que Respecto a las conversaciones y correos que mantuvo con Tous, Colet los justificó en la necesidad que tenía de "chupar como una esponja" los conocimientos de este último sobre consumo, ámbito en que dijo que era experto por su cargo de presidente de la sectorial de Industria de Convergència.

Por su parte, Tous reconoció que ofreció a Colet confeccionar un plan estratégico sobre la Agencia Catalana de Consumo. Indicó que ya había elaborado uno similar, a petición del gobierno vasco, por el que había cobrado 32.000 euros. "No me dijo 'te haremos un contrato', fui yo quien le ofrecí mis servicios", recalcó Tous.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad