Llegada de un féretro al crematorio del cementerio de La Almudena, en Madrid. /EFE/Juanjo Martín/Archivo

El Gobierno sospecha que las muertes superan las cifras oficiales

stop

Un informe de Sanidad revela que más de la mitad de fallecimientos por coronavirus durante varios días en Madrid y otras CCAA no fueron contabilizados

Barcelona, 28 de marzo de 2020 (09:29 CET)

Todas las mañanas aparece en rueda de prensa Fernando Simón para dar los últimos datos sobre contagios y muertes por coronavirus, tanto a nivel nacional como por comunidades autónomas. A sábado 28 de abril, los datos oficiales apuntan a más de 64.000 contagios y 4.800 muertes. Ahora, un informe elaborado por el Instituto de Salud Carlos III a partir de datos del Gobierno revela, sin embargo, que más de la mitad de las muertes por esta causa en algunas comunidades habría sido pasada por alto.

Y esto ocurre porque los datos que da el Ejecutivo actualizados día tras día, solo incluyen a aquellos pacientes contagiados que han pasado por el test, dejando fuera a muchos casos, la mayoría leves, que pasan la Covid-19 en sus casas. Y lo mismo ocurre con las muertes. Y esto deja fuera más de la mitad de la realidad de la pandemia en España. 

El informe, recogido por El País, se basa en la red de Vigilancia de los excesos de mortalidad por todas las causas de este organismo —que depende de los ministerios de Sanidad y Ciencia— y analiza los fallecimientos diarios en España en base a los registros, comparándolos con la media de los ocurridos desde 2008. Sirve entonces para detectar incrementos anormales como los producidos por la gripe estacional o las olas de calor.

En Castilla La-Mancha muchos fallecidos no se cuentan

De esta manera, se ha podido concluir que el número de muertes oficiales por coronavirus es muy inferior al real en varias comunidades autónomas. En Castilla y León, por ejemplo, entre el 17 y el 24 de marzo, se registró un total de 885 fallecimientos, cuando las medias de otros años rondaban los 500, según el estudio.

Del “exceso de defunciones” de 385 personas —que supone un 77% más—, el recuento diario de la Administración en esas fechas solo incluye 112. Menos de una tercera parte de los fallecidos son los que se han tenido en cuenta.  Las demás muertes se contabilizaron como enfermedades genéricas, como neumonía, o simplemente no se recogieron como víctimas del coronavirus porque las pruebas no llegaron con el suficiente tiempo.

“Estos datos confirman que aún nos falta mucho por conocer de la epidemia. Ya sabíamos que la cifra real de infectados es mucho mayor que la detectada. Ahora descubrimos que también hay muchos más fallecidos. La conclusión es que el impacto del virus está siendo mucho más importante de lo que nos dicen los datos disponibles”, afirma Daniel López Acuña, exdirector de Acción Sanitaria en Crisis de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El panorama en Madrid y Castilla La Mancha

Por otro lado, en Castilla La Mancha, entre el 15 y el 24 de marzo, el informe de Carlos III identificó 938 fallecimientos —un 75,5% más de lo esperable—. El “exceso de mortalidad” registrado fue de 404 muertes, de las que la Administración solo contabilizó la mitad.

En Madrid, entre el 10 y el 16 de marzo, las muertes registradas fueron 1.318, un 66% más de las 794 defunciones previsibles en otros años. Simón, al comunicar los datos oficiales solo indicó que habían fallecido 192 personas, cuando el “exceso de mortalidad” detectado por dicho informe es de prácticamente el triple. En otras comunidades autónomas las estimaciones están incompletas por falta de datos de los registros civiles, colapsados a su vez por el aumento de la mortalidad.

La diferencia entre la mortalidad que se da en los datos oficiales y la que se está dando realmente radica en que el sistema sanitario tiene carencias para afrontar el virus. Esto se ve, por ejemplo, en una detección tardía del virus, la falta de pruebas diagnósticas, así como en los modos de contabilizar erróneamente a los fallecidos.

Las comunidades únicamente atribuyen una muerte al coronavirus —y la notifican al Ministerio de Sanidad— si el paciente ha sido sometido a las pruebas y han dado positivo, según apuntan confirman dos responsables sanitarios de los Gobiernos autonómicos. “Esto deja fuera a muchas personas fallecidas en residencias o domicilios particulares que no han sido sometidos a prueba alguna”, explica uno de ellos.

Y muchos profesionales lo están denunciando. “Muchos fallecen en las residencias porque los hospitales no los aceptan si son mayores y con patologías previas. A casi ninguno de ellos se les han realizado las pruebas y, por tanto, no son contabilizados como víctimas del coronavirus”, resalta otra de estas quejas.


Si le ha interesado esta información, únase a nuestro canal de Telegram para recibir toda las novedades nacionales e internacionales que publicamos sobre el coronavirus: https://t.me/economiadigital_es.


Si le ha interesado esta información, únase a nuestro canal de Telegram para recibir toda las novedades nacionales e internacionales que publicamos sobre el coronavirus: https://t.me/economiadigital_es

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad