Desmontando la propaganda de Colau con los servicios funerarios

stop

El Ayuntamiento de Barcelona es propietario de Cementiris de Barcelona, empresa pública que obtiene abultados beneficios por las incineraciones

Ada Colau, alcaldesa de Barcelona. / EFE

Barcelona, 12 de noviembre de 2016 (06:00 CET)

El Ayuntamiento de Barcelona se propone crear una funeraria municipal. El primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, anunció que con ello pretende generar competencia y rebajar el precio de los servicios funerarios en un 30%. El anuncio causó sorpresa en los grupos municipales de la oposición y en las empresas del sector, que desconocían por completo los planes de la alcaldesa Ada Colau. Todos ponen en duda su viabilidad.  

Juan Jesús Domingo, consejero delegado de Mémora, señala que, si el objetivo es rebajar el precio de los servicios funerarios, el consistorio podría empezar por Cementiris de Barcelona. La empresa pública, propiedad al 100% del ayuntamiento, se encarga de las incineraciones de la ciudad. Presenta unos beneficios anuales de tres millones de euros, que, según la tesis del sector privado, se podrían reingresar en forma de ayudas.

Directivos del sector también añaden que el Ayuntamiento de Barcelona tiene el "monopolio" de la cremación. Por tanto, ponen en duda que la creación de una nueva empresa de pompas fúnebres de titularidad municipal genere más competencia, tal como apuntó Pisarello. "Competir con empresas municipales es un mal negocio, con ello no se fomenta la llegada de nuevos operadores, aunque quizá algunas funerarias pirata intenten sacar provecho", señalan estas fuentes.  

Tampoco creen que el ayuntamiento consiga rebajar en un 30% el coste de los servicios funerarios. En este sentido, Domingo indica, por ejemplo, que los datos aportados por Pisarello, basados en un estudio de la cuestionada OCU, no se ajustan a la realidad. Según el mismo, el precio medio de un funeral en Barcelona es de 6.441 euros. Domingo lo niega de forma tajante: la media está entre los 3.300 y los 3.600 euros. El precio varia en función de lo que pida el cliente.

En Barcelona se pueden contratar servicios por menos de 1.500 euros. Cerca de un 70% de las familias barcelonesas disponen de seguros que cubren los gastos del funeral. Además, algunas funerarias asumen el coste cuando se trata de personas sin recursos, que suponen un 4% de los sepelios.  

La oposición también duda

Tampoco se entiende desde el sector la intención de crear nuevas salas de velatorio. Barcelona dispone de diversas instalaciones, que en estos momentos registran una ocupación del 50%. Hacer nuevas salas no repercutirá en el precio de los servicios.

Los grupos municipales están a la espera de que les entreguen la documentación del proyecto para pronunciarse. No obstante, dudan de su viabilidad. Fuentes de CiU recuerdan que quienes decidieron privatizar en su día los servicios funerarios fueron el PSC e ICV, fuerzas políticas que en la actualidad forman parte del equipo de gobierno de Colau, que es la que ahora apuesta por la municipalización.  

Koldo Blanco, concejal de Ciudadanos, exige que la venta del 15% de SFBSA se realice con "total transparencia" y respetando los legítimos derechos de los trabajadores y de la empresa. Desde ERC se espera a conocer más en profundidad el proyecto para pronunciarse,
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad