Diálogo de sordos entre Cañete y Valenciano

stop

Catalunya se cuela en el debate de Bruselas pero pasar de largo en el cara a cara entre la socialista y el popular

16 de mayo de 2014 (11:10 CET)

Diálogo de sordos en el primer y único cara a cara entre los candidatos a las europeas Elena Valenciano (PSOE) y Miguel Arias Cañete (PP). La herencia económica recibida o la guerra de Irak fueron dos de las trincheras que cavaron para defenderse. Tanto la socialista como el popular echaron mano del pasado para defender su futuro en el Parlamento Europeo. Las diferencias entre ambos alejaron la posibilidad de una coalición PSOE-PP tal y como había apuntado días antes el ex presidente dle Gobierno, Felipe González.

El candidato Cañete criticó que durante los gobiernos socialistas de José Luis Rodríguez Zapatero España fuera "irrelevante" en la Unión Europea, a lo que su homóloga del PSOE, Valenciano, le replicó que "la única aportación" de la presidencia de José María Aznar fue meter al país "en un conflicto bélico", como fue Irak.

Catalunya, de pasada


La número uno de los socialitas al Parlamento Europeo intentó desmontar la principal baza de Cañete centrada en que España está saliendo de la crisis. Y para ello, echó mano de otro tipo de herencia: la que está creando el PP en base a los ajustes y recortes sociales.

Y entre reproche y reproche, la única alusión en todo el debate al referéndum catalán vino de la mano de Cañete, quien calificó de incomprensible que haya “movimientos disgregadores que quieran separarse de la UE” cuando en un mundo globalizado “para ser importante sí que cuenta el tamaño”.

Las posturas de los europeos

Y, mientras, el referéndum de Catalunya pasó de largo en el cara a cara en España, la consulta se coló en el debate de los candidatos a presidir la Comisión Europea. Los candidatos del PPE, Jean-Claude Junker y el socialista Martin Schulz coincidieron en manifestar que se trataba de un asunto interno español.

Por su parte, la representante de los verdes, Ska Keller, defendió el derecho a la consulta y que era justo que tanto en el caso catalán como el escocés los ciudadanos decidan su futuro. El líder de los liberales, Guy Verhofsadts volvió a reiterar que se tenga en cuenta la opinión de los ciudadanos. Por último, el representante de la Izquierda Unida Europea, Alexis Tspiras reclamó más competencias tanto para Escocia como para Catalunya.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad