Duran a Mas: “No seamos bobalicones, ERC quiere ser la alternativa a CiU”

stop

REACCIÓN AL ASCENSO DE ESQUERRA

14 de marzo de 2014 (13:08 CET)

El líder Unió, Josep Antoni Duran Lleida, insiste. No se le podrá reprochar nada al también secretario general de CiU si el proceso soberanista fracasa, porque lleva meses alertando de los peligros. Claro, que el movimiento independentista si le podrá afear que si el fracaso llega será por no ayudar en la dirección correcta.

En todo caso, Duran sigue. Y en su carta semanal a los militantes de Unió ha advertido que unas elecciones plebiscitarias no servirían “si nos llevan a comenzar otra vez”. Es decir, a su juicio, se debería definir “el contenido” de esas plebiscitarias, y tratar de evitar que “acabe con todos”. Su análisis es que fragmentaría tanto el mapa político que serían perjudiciales para el conjunto de Catalunya.

Duran considera, en todo caso, que podría ser la única alternativa, porque da por hecho que el Gobierno central impedirá el referéndum, o la consulta que convoque el Govern bajo el amparo de una ley de consultas catalana. La única alternativa sólida sería que el Gobierno lanzara “una oferta de Estado que permitiera preguntas diferentes”. Claro que esa propuesta debería ser refrendada y aprobada por los partidos catalanes.

"Qué lejos de ERC"

La cuestión, sin embargo, que trastoca a Duran es el avance de Esquerra Republicana. En su carta dedica un buen espacio a hablar de ERC. Reprocha a los republicanos que votaran con Izquierda Plural y Amaiur en defensa del “indefendible régimen chavista” en Venezuela, o “cuando lo hace también cuando defiende a los Castro en Cuba”. Y afirma: “¡Qué lejos estamos en muchas cosas! De hecho, debe ser eso del proyecto de izquierdas, ¡tan de izquierdas que superan el socialismo!”

Y se escandaliza Duran de que se prestara poca atención en su última carta a las advertencias que vertía sobre Esquerra, relacionando su movimiento con el de la Segunda República en los años 30.

En una clara alusión a la dirección de Convergència, que preside Artur Mas, Duran concluye que se debería reaccionar. “Dejémonos de tonterías: ERC quiere ser la alternativa a CiU, i CiU es y debe ser la alternativa, desde la centralidad, al proyecto de izquierdas que Esquerra está organizando. No seamos bobalicones”.

Un toque de atención, que muchos dirigentes de Convergència asumen, aunque son incapaces de reaccionar.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad