El CEO pronostica el hundimiento electoral de CiU

stop

Esquerra supera por primera vez a la federación nacionalista en intención de voto

Miles de personas han salido a la calle para reclamar la independencia de Catalunya

21 de febrero de 2013 (12:52 CET)

El proyecto soberanista que ha impulsado el President Artur Mas no beneficia, precisamente, a CiU. No le benefició en las elecciones del 25N, cuando perdió 12 diputados, ni le otorga ahora más apoyo. Y como ocurrió en noviembre, es Esquerra Republicana quien recoge los frutos. El Centre d'Estudis d'Opinió (CEO) ha ofrecido la primera encuesta de 2013. Y en ese lapso CiU perdería hasta 12 diputados. Si hubiera unas elecciones ahora, tendría entre 40 y 42 diputados. Se trata, claramente, de un hundimiento electoral.

La encuesta tiene una cocina. Como todas. Y sigue un método científico. Esos resultados se obtienen después de cruzar la intención directa de voto, con el recuerdo de voto, y los resultados de las últimas elecciones. Con todo eso, CiU ganaría las elecciones al Parlament de Catalunya, aunque con ese terrible batacazo. Pero en intención directa de voto, es decir, con la primera respuesta que se realiza a un ciudadano: ¿Aquién votaría usted si hubiera elecciones?, es Esquerra Republicana la que, por primera vez, se sitúa en primer lugar, con un 20,9%, por delante de CiU, que obtiene el 19,3%. En cambio, en escaños, ERC lograría, tras esa cocina, entre 27 y 28 diputados –ahora tiene 21 escaños.

El PSC aguanta, pero instalado en los 20 diputados

Se trata de un cambio mayúsculo en la política catalana. El director del CEO, Jordi Argelaguet, ha asegurado que se estaría produciendo un trasvase de votos dentro de cada bloque electoral. Es decir, entre las fuerzas políticas soberanistas hay un trasvase que beneficia a ERC. En el otro lado, no está tan claro. Ciutadans avanza, de 9 a 12 o 13 diputados, pero no a costa del PSC, que se quedaría igual, con los actuales 20 diputados, aunque con una asombrosa intención de voto directo de sólo el 6,6%. Y el PP perdería entre uno y dos escaños, situándose en 16-17 escaños. ICV se mantiene igual, entre 12 y 13 diputados.

Es cierto, como ha apuntado Argelaguet, que los votantes y simpatizantes de Esquerra viven un buen momento, y que podría ser coyuntural. Pero también existe una corriente de fondo. No sería casual, por tanto, que el líder mejor valorado sea el presidente de ERC, Oriol Junqueras. Artur Mas es el cuarto, y el segundo es otro republicano, Alfred Bosch, el hombre de Esquerra en el Congreso. Hay que destacar que la encuesta, a unas 2.000 personas, se realizó a principios de febrero, en plena ola de escándalos de corrupción. Todo ello no amedranta a los independentistas, que mantienen el pulso. La participación calculada sería del 60%.

La independencia, ganaría

Y, si el apoyo a ERC crece, no desciende tampoco el fervor independentista. El 46,4% responden que su opción es una Catalunya independiente, dos puntos más que en el anterior sondeo (realizado en octubre de 2012) y 16 puntos más que el sondeo de hace justo un año. Sólo el 22,4% desean una España federal y el 20,7% aceptan el actual Estado autonómico.

Pero en caso de celebrarse un referéndum de autodeterminación, el sí vencería de forma amplia. El 54,7% de los catalanes votaría a favor de la independencia, y el 20,7% votaría en contra. Es cierto, sin embargo, que los partidarios del sí retroceden algo más de dos puntos con respecto al anterior sondeo, realizado tras la Diada de 11 de septiembre de 2012.

El paro, lo que más preocupa

Lo curioso, sin embargo, y que demuestra la complejidad de la sociedad catalana, es que las relaciones entre Catalunya y el resto de España suponen el cuarto problema para los catalanes. La crisis económica y la crisis política siguen copando las primeras posiciones. Y el 64,9% cree que el peor problema de Catalunya es el paro, mientras que para el 54,5%, es la insatisfacción con la política.

En cualquier caso, los datos del CEO, cocinados, y con toda la cautela necesaria, como ha recordado Argelaguet, es un claro toque de atención para Artur Mas y la cúpula de CiU.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad