Un miembro de Protección Civil reparte mascarillas frente a un hospital en Oviedo. EFE

El dato que avergüenza a España: 38 muertos por 100.000 habitantes

stop

La letalidad del coronavirus se ha disparado en los últimos días en Francia, Bélgica y Reino Unido, pero España está en cabeza respecto a la población

Barcelona, 15 de abril de 2020 (04:55 CET)

España se emparejó con Italia hace unas semanas en cuanto al impacto del coronavirus en la población. Lo superó en contagios diagnosticados y se acercó en número de víctimas mortales. Muy lejos quedaban el resto de países europeos, que aparentemente estaban controlando mejor la expansión de la enfermedad. El paso de los días ha terminado disparando también la mortalidad en buena parte de Europa hasta el punto de que varios países superan a España en el índice de letalidad. Sin embargo, nuestro país sí está en cabeza en fallecidos con respecto a la población.

Tomando los últimos datos publicados por el Ministerio de Sanidad este martes, correspondientes al lunes, han muerto en España 18.056 personas víctimas de la Covid-19. Dos países tienen más fallecidos, los Estados Unidos e Italia, pero no si se compara con el número de habitantes, lo que nos da una fotografía más exacta del impacto en el país. Haciendo un sencillo cálculo con respecto a la población, España tiene 38 víctimas por cada 100.000 habitantes.

Con esta cifra, se sitúa por encima del resto de países de Europa y de los Estados Unidos, el país más afectado a nivel mundial con datos considerados fiables. Bélgica se sitúa en segundo lugar, con 36 fallecidos por 100.000 personas; luego Italia, con 33; Francia, con 23,5, y Reino Unido, con 18. EEUU, que es el país con más muertos –cerca de 22.000, según los últimos datos recogidos por Sanidad–, tiene una ratio de menos de 7 mientras que Alemania apenas supera los 3.

Mortalidad del coronavirus por países

El impacto del coronavirus en contagiados y vidas humanas deja muchos datos, algunos raramente fiables. Los estados utilizan los datos de letalidad, que relacionan los muertos con los positivos diagnosticados, y un índice de incidencia en la sociedad que relaciona los contagiados con la población. Pero estas cifras tienen un gran problema: se ha visto que hay muchos casos, probablemente la mayoría, sin diagnosticar, que quedan, pues, fuera de las estadísticas.

El motivo es que o bien son asintomáticos o leves que ni siquiera necesitan tratamiento o, si tienen más síntomas pero pueden tratarse en casa, nunca se les llega a hacer la prueba. Sanidad confesó la semana pasada que los test solo se realizaron a enfermos graves, los que ingresan en los hospitales, y a los profesionales sanitarios. Ello excluye del cómputo oficial a la mayoría de enfermos, que pasan el virus en casa, por lo que las estadísticas que se basan en los contagiados tienen una escasa fiabilidad.

Por lo que respecta al número de víctimas, su fiabilidad, aunque no es total, sí que es mayor. Si bien no se están contabilizando los fallecidos no diagnosticados previamente mediante un test, como muchos ancianos de las residencias, también es cierto que la mayoría de defunciones son de pacientes que han pasado por el hospital, pues su gravedad hizo necesaria su hospitalización y, en los casos en que fuera posible, su ingreso en la UCI.

Cinco países superan a España en fallecidos respecto a diagnosticados, pero este dato depende de los test realizados

Es por estas razones por las que preferimos valorar el impacto a partir de las cifras de víctimas mortales. El Ministerio de Sanidad, en los datos que difunde cada mañana, da dos ratios en las que España hace un mejor papel, pero tienen el problema de basarse en los contagiados, cifra que depende de los test que se hagan. Se trata de la letalidad y la incidencia acumulada.

Cabe decir que sale mejor parada ahora. Hasta hace unos días, tenía el mayor índice de incidencia (contagiados en las últimas dos semanas por cada 100.000 habitantes) y la letalidad más alta solo por detrás de Italia, y Sanidad también ofrecía las cifras. En porcentaje de muertos con respecto a diagnosticados, ya hay cinco países por delante de España, y Francia se sitúa en cabeza con el 15%. Emmanuel Macron reconoció este lunes que su país no estaba preparado y prolongó el confinamiento hasta el 11 de mayo.

Además del país galo, Italia, Reino Unido y Bélgica superan también a España con más de un 12% de muertos, mientras que los Países Bajos tienen el 10,6%. Lo que evidencian estos datos, además de la letalidad, es que la incapacidad para hacer test masivos y la ceguera con respecto a la expansión real de la Covid-19 en la población no es una exclusiva de nuestro país.

Una de cal y otra de arena para España

España y el Gobierno de Pedro Sánchez tuvieron este martes noticias esperanzadoras pero también duras críticas a nivel internacional. Los datos difundidos por Sanidad reflejaron por primer día desde el inicio de la crisis sanitaria, un descenso en el número actual de enfermos de coronavirus: 86.981. La bajada de 299 se produjo después de que se los nuevos positivos descendieran y se incrementara el número de fallecidos y de curados.

Este dato hay que ponerlo en cuarentena pues viene de unos días festivos y depende en buena medida del número de test que se hagan. No sería de extrañar que repuntara en los próximos días, pero es una buena tendencia. Pese a estos datos, España es considerado el país menos seguro de Europa con respecto a la crisis sanitaria por el think tank DKV, que ha realizado seis ránkings tras el análisis de 78 factores en 75 países.


Si le ha interesado esta información, únase a nuestro canal de Telegram para recibir toda las novedades nacionales e internacionales que publicamos sobre el coronavirus: https://t.me/economiadigital_es

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad