El Gobierno insinúa que la reforma electoral perjudica al PP pero la hará “por regeneración democrática”

stop

Soraya Sáenz de Santamaría asegura que la elección del alcalde más votado perjudicará al partido de gobierno en varios municipios

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría.

29 de agosto de 2014 (16:48 CET)

El PP saldrá perjudicado con la nueva reforma electoral que aprobará con o sin consenso parlamentario antes de las elecciones municipales de mayo, pero está dispuesto a perder poder político a favor de la regeneración democrática. La idea no forma parte de un monólogo sarcástico sino que resume las últimas palabras de la vicepresidenta de Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, que declaró este viernes que el PP no improvisa un cambio electoral en su favor sino que actúa por “regeneración democrática”.

Tras ser preguntada sobre los efectos negativos que la nueva norma electoral podría ocasionar en los municipios que el PP mantiene pactos para evitar la llegada de la izquierda abertzale en varios ayuntamientos vascos, Sáenz de Santamaría aseguró que el partido de gobierno ha lanzado la propuesta por la renovación democrática que exige la sociedad y que no ha hecho cálculos electorales.

“Es una propuesta muy antigua. No es ninguna novedad. El alcalde es el político que más cerca está de los ciudadanos porque es el elegido por sus propios vecinos. Es lógico que gobierne el más votado y la Constitución lo permite”, explicó la vicepresidenta.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad