El Gobierno revisará en el 2014 el déficit de las autonomías

stop

FINANCIACIÓN AUTONÓMICA

Cristóbal Montoro y Artur Mas. (EFE)

02 de octubre de 2012 (20:24 CET)

La realidad se acaba imponiendo siempre. Y el Gobierno español se ha visto forzado a llegar a un acuerdo con las autonomías para flexibilizar el déficit público. Será un esfuerzo que repercutirá en la administración central del Estado, pero, en cualquier caso, se aplaza hasta el 2014.

Ahora no se puede hacer otra cosa que cumplir con los compromisos, mientras el Ejecutivo que preside Mariano Rajoy negocia cómo y cuándo accederá al rescate por parte de las instituciones europeas y el FMI.

La V Conferencia de Presidentes, entre el presidente del Gobierno y los mandatarios autonómicos, acabó este martes en un acuerdo, consensuado por todos, también por el presidente de la Generalitat, Artur Mas.

Mayor flexibilidad

Todos se comprometen a la consolidación fiscal, pero en 2013 se deberá determinar los criterios para un nuevo reparto del déficit público, en el seno de la Conferencia de Política Fiscal y Financiera, que entraría en vigor en 2014.

La petición de flexibilizar el déficit ha sido una constante por parte de Catalunya, pero también por las comunidades del PSOE y de barones autonómicos del PP, que han estado a punto, en esta ocasión, de plantarse y reclamar ya la revisión del sistema de financiación.

Mariano Rajoy se mostró satisfecho por la reunión, con la idea de que puede ofrecer una imagen de unidad y de compromiso que es, precisamente, lo que exige la Comisión Europea para poder ayudar a España.

No, por ahora, al rescate

El jefe del Ejecutivo aprovechó para negar que esté a punto de pedir el rescate al Mecanismo de Estabilidad Europea (MEDE), una decisión que contaría con el apoyo de la cancillera Angela Merkel, que necesita ganar tiempo para plantear en el Bundestag las diferentes necesidades del sur de Europa.

En este momento, por tanto, Rajoy y Merkel comparten el tiempo político, a la espera de que el propio mercado sea el juez que condene o no a España. La agencia de calificación Moody's estudia dejar en bono basura la deuda soberana española.

Las comunidades gastan, sin ingresos

Pero la reunión de este martes era fundamental para que las autonomías pudieran expresar sus problemas reales. Al margen del proyecto soberanista que defiende el presidente catalán Artur Mas, que ha causado un terremoto político en todo el Estado, y que no se puso sobre la mesa -algunas autonomías se limitaron a proclamar su apuesta por la unidad y la Constitución- lo que estaba en juego es cuánto puede gastar cada uno para las competencias asumidas.

El documento firmado es importante, porque declara que “las comunidades autónomas no son el problema sino parte de la solución, que debe buscarse desde un clima de colaboración y lealtad institucional”.

Y añade que es “la falta de políticas de crecimiento en el seno de la UE las que lastran la salida de la crisis y hacen preciso el esfuerzo de todas las administraciones públicas para superar estos desequilibrios y recuperar la senda del crecimiento”.

Ese documento llega en un momento en el que es todo el Estado autonómico el que se ha puesto en cuestión.

Las amargas quejas de Mas-Colell

En la práctica, sin embargo, no parece que haya cambios de inmediato. La falta de respuesta a la petición de mayor flexibilidad sobre el déficit explica, en gran medida, la irritación del gobierno catalán y de otras autonomías, como Andalucía, pero también de Valencia o de Castilla-León, gobernadas por el PP. Incluso el presidente gallego, Alberto Nuñez Feijóo, ha sugerido esa mayor flexibilidad.

Si Bruselas ofreció a España la posibilidad de llegar a un déficit mayor en 2012, del 5,3% al 6,3%, el gobierno español no trasladó ese margen a las comunidades autónomas. Y mantuvo el objetivo para 2012 del 1,5%.

De eso se queja amargamente el consejero de Economía catalán, Andreu Mas-Colell, porque las autonomías cargan con los principales gastos, en Sanidad y Educación.

La petición de Patxi López

Para el 2013 el déficit exigido a las comunidades será el 0,7%, y para el 2014, el déficit será del 0,1%. Es ese último déficit el que se podrá modificar. Los gobiernos autonómicos siguen sin entender, pese al acuerdo, por qué el Estado no asume una mayor carga, cuando las competencias que suponen más gasto en un momento de grave crisis, son de las comunidades.

En la reunión hubo un hecho que podía haber sido importante, pero quedó en anécdota. El lehendakari Patxi López brindó su apoyo a Rajoy para que se plante ante Bruselas y consiga un frente contra Alemania que busque flexibilizar el déficit. No obtuvo respuesta.

Todos los presidentes autonómicos valoraron positivamente la reunión, salvo Artur Mas, que no quiso pronunciarse y lo hará este miércoles en Barcelona.

Buena respuesta de los mercados

La reunión, la imagen de cierta unidad, y el posible rescate, todo ello provocó una buena respuesta de los mercados. El bono español a diez años redujo su rentabilidad en casi un 2%, y se situó en el 5,7%. La bolsa subió un 1,07%.

Y la prima de riesgo, la diferencia con el bono alemán a diez años se redujo hasta los 435 puntos, un 2,22% menos que el lunes.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad