El Govern reclama un interés aceptable para recibir el crédito del Estado

stop

La Generalitat asegura que no tiene ningún complejo en pedir 5.023 millones

El conseller d'Economia, Andreu Mas-Colell, con el presidente de la Generalitat, Artur Mas

18 de septiembre de 2012 (21:10 CET)

La situación de la Generalitat es grave. La gestión del día a día es difícil, y se vive casi con “anticipos de anticipos”, en palabras del conseller de Economía Andreu Mas-Colell.

¿Es un problema de cómo ha gestionado sus finanzas el Gobierno catalán? Sí y no, porque en condiciones normales la deuda de la administración autonómica se podría controlar, según las explicaciones que el propio conseller ha ofrecido en el Parlament.

En cualquier caso, Mas-Collel ha asegurado este martes en el Parlament que la Generalitat no tiene “ningún complejo” en aceptar los 5.023 millones de euros que ha solicitado al Fondo de Liquidez Autonómica, que el Gobierno sigue sin poner en marcha, con el objeto de cubrir los vencimientos de los créditos de las comunidades autónomas hasta final de año y del déficit, que será del 1,5% para este año.

Contundente

Pero Mas-Colell ha sido contundente. Primero, porque a su juicio, debería existir un mecanismo ordinario que permitiera a las autonomías poder pagar sus gastos, sin recurrir a medidas excepcionales.

Y segundo, el conseller ha reclamado que los tipos de interés que se exijan, desde ese Fondo de Liquidez, no sean mayores que los que Europa pida a España cuando afronte el rescate, que podría ser inminente, o el que se pida para el crédito ofrecido a las entidades financieras. Catalunya, necesitada, no quiere recibir la ayuda a cualquier precio.

La cuestión es que el Gobierno central sigue negociando con los bancos para que éstos inyecten unos 8.000 millones de euros al fondo, del total de 18.000 millones con los que contará.

Garantías para los bancos

Otros 6.000 los pondrá el fondo de Loterías y Apuestas del Estado, y el resto el Gobierno. La discusión se centra en las garantías de esos créditos por parte de los bancos y en si tendrán prioridad o no a la hora de cobrarlos si alguna comunidad acaba quebrando.

Pero la petición de Mas-Colell no llega en el mejor momento. El Govern sigue reclamando un pacto fiscal con el Estado, una petición que se plasmará de forma oficial en la entrevista entre el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el president Artur Mas este próximo jueves.

De fondo, sigue pesando como una losa para el Gobierno central la manifestación independentista de la Diada y este martes se ha añadido al debate el propio Rey Juan Carlos, reclamando la unidad de todos los españoles.

Contra Alemania


En ese reto que ha planteado la Generalitat surge esa necesidad urgente de financiación. Mas-Colell se ha referido a la necesidad de recurrir a algún crédito puente, o a un anticipo de anticipo. La situación es muy complicada.

Por ello, el Govern se acoge con determinación al pacto fiscal y a la necesidad de tener una Hacienda propia. “Quien parte y reparte se queda con la mejor parte”, ha asegurado Mas-Colell, en referencia al gobierno central.

Esa es la gran paradoja en estos momentos. Catalunya pide una Hacienda propia, el proceso de independencia ha cobrado fuerza, la Generalitat necesita un crédito urgente, y el déficit fiscal de Catalunya ronda el 8% de su PIB. Y el Gobierno central tiene ahora la llave de la salida financiera de Catalunya y de todas las autonomías, aunque necesite, a su vez, un rescate.

Mas-Colell recordó, de nuevo, que se podía haber encontrado una salida, los hispabonos. Y puso en duda, también, la política de austeridad en Europa impuesta por Alemania. Mas-Colell, un economista ortodoxo, liberal, se ha plantado también frente a Alemania. I encontró la complicidad de la diputada del PSC, Rocío Martínez-Sampere, “gratamente sorprendida” por la actitud del conseller.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad