Imagen de archivo de una manifestación convocada por la ANC en Barcelona. Foto: EFE/EF

El independentismo lleva su "movilización permanente" a Madrid

stop

Catalunya en Comú se une a las manifestaciones soberanistas de Barcelona (16 de febrero) y Madrid (16 de marzo)

Barcelona, 07 de febrero de 2019 (12:26 CET)

El juicio que interesa al independentismo no se dirime a partir de la semana que viene en la sala segunda del Tribunal Supremo, sino en la calle. De ahí la nueva ronda de movilizaciones anunciada este jueves, un "nuevo ciclo histórico" de protestas, según los convocantes, que incluirá una gran manifestación en Barcelona, el 16 de febrero, y otra en Madrid, el 16 de marzo, ambas consensuadas por el conjunto de entidades y partidos soberanistas. Es más, también Catalunya en Comú Podem (CECP) se ha adherido a la batería de convocatorias. 

La idea, explicó el exdiputado de la CUP David Fernández, que ejerció de portavoz de la plataforma de convocantes, es activar una "movilización permanente, persistente y sostenida" que arrancará con el juicio oral, el próximo 12 de febrero a las 12.00 horas del mediodía con una parada simbólica de 10 minutos ante los centros de trabajo y proseguirá ese mismo martes con protestas en clave local por la tarde en Barcelona, Girona, Tarragona, Lleida y Tortosa, al menos, y tendrá como principales picos esas dos citas mentadas, ambas en sábado, y la huelga general convocada por la Intersindical-CSC el día 21 en Cataluña.

Protesta en la Gran Vía

La primera de esas citas, cuatro días después del inicio de las vistas, se ha convocado en la Gran Vía de Barcelona a las 17.00 horas de la tarde, y se espera que constituya una nueva demostración de fuerza en las calles como las que se han hecho habituales cada 11 de septiembre.

La última, por el momento, es la cita madrileña, será justo un mes después,el 16 de marzo, a las 18.00 horas de la tarde, pero de esa hasta ahora no hay más detalles. Eso sí, los organizadores tratarán de arrastrar a la convocatoria al "tejido solidario" que hay en Madrid, en palabras de Fernández.

Entre medias, está esa convocatoria de huelga general del sindicato independentista, a la que, de momento, no se ha sumado ninguna de las centrales sindicales mayoritarias, pero que basta para que cualquier asalariado tenga cobertura legal para ausentarse de su puesto de trabajo y asistir a las eventuales protestas que se convoquen durante la jornada.

"Propuesta de mínimos"

El listado de protestas unitarias hasta ahora no excluye ni otras movilizaciones organizadas por su cuenta por partidos y/o entidades, ni nuevas convocatorias consensuadas. "Esto es el ciclo inicial", dijo Fernández, "y por tanto no se descarta nada".

De hecho, en el manifiesto conjunto, leído a cuatro voces por el exdiputado cupero, el periodista Martí Anglada, la historiadora Anna Sallés y la actriz Estel Solé, se advierte que la anunciada es "una propuesta de mínimos" basada en "el común denominador de la defensa de la democracia", y que se espera "que sirva en la calle como máximo común multiplicador".

Consenso "antirepresivo"

El llamado “frente antirepresivo” o de "defensa de los derechos civiles, políticos y sociales", es ahora mismo el único eje de acción en el que el independentismo mantiene el consenso, así que la presentación le permitió ofrecer esa foto unitaria que cada vez le resulta más difícil de conseguir.

Así, junto a los cuatro portavoces, la presidenta de la Assemblea Nacional Catalana (ANC), Elisenda Paluzie, y el vicepresidente de Òmnium Cultural, Marcel Mauri, acudieron, por Junts per Catalunya, los diputados Gemma Geis, Francesc De Dalmases y Antoni Morral; por ERC, su portavoz, Marta Vilalta, y el presidente de su grupo en el Parlament, Sergi Sabrià; por el Pdecat, su vicepresidenta, Míriam Nogueras, y el exalcalde de Barcelona Xavier Trias, y por la CUP, los diputados Natàlia Sànchez y Carles Riera y la concejal barcelonesa Eulàlia Reguant.

Los comunes, también

También estaban dos de los miembros de los comunes más afines a las tesis soberanistas: el teniente de alcalde de Barcelona Jaume Asens y el diputado Joan Josep Nuet, procesado por el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) por haber permitido, en tanto que miembro de la Mesa del Parlament, la tramitación de las leyes de desconexión el 6 y el 7 de septiembre de 2017. 

En la presentación, hubo igualmente representantes del resto de la veintena larga de entidades convocantes, una amalgama que abarca de la Asociación de Municipios por la Independencia a la Confederación de Asociaciones Vecinales de Cataluña o la Federación de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos de Cataluña, y significados independentistas como la opinadora Pilar Rahola, el escritor Vicenç Villatoro o el productor televisivo y exmiembro de La Trinca Josep Maria Mainat.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad