El nuevo recorte de limpieza de Botella equivale al salario de sus asesores

stop

Madrid pagará casi 11 millones de euros menos en los nuevos contratos de basuras, una cifra que casi iguala el salario de 200 cargos de confianza

Protesta de barrenderos frente al Ayuntamiento de Madrid. | EFE

03 de septiembre de 2014 (21:33 CET)

El último recorte en limpieza que prepara la alcaldesa de Madrid Ana Botella ahorrará al Ayuntamiento casi 11 millones de euros al año, una cantidad que supera ligeramente el sueldo de los 200 asesores del gobierno local: unos 10 millones de euros al año.

Las concesionarias favoritas para llevarse el contrato Urbaser y Cespa han presentado ofertas entre 10% y 15% inferiores al precio de salida del Ayuntamiento. El gobierno local ahorrará casi 10 millones de euros por la concesión en 14 de los 21 distritos de Madrid (desde este mes hasta octubre de 2015) y un millón adicional por el contrato de los servicios urgentes de limpieza (para situaciones de emergencia producidas por accidentes de tránsito o actos terroristas).

El Ayuntamiento asegura que el nuevo recorte no se traducirá en despidos porque las empresas están obligadas a garantizar los mismos puestos de trabajo y tampoco supondrá un empeoramiento de la suciedad de Madrid. Los ciudadanos han comenzado una campaña por Twitter con la etiqueta #MadridDaAsco para denunciar la situación de calles, plazas y parques. Pese a las críticas, Botella insiste que la limpieza de la ciudad tiene "un nivel muy alto".

30.000 trabajadores, 200 asesores

El Ayuntamiento de Madrid cuenta con 30.000 empleados públicos y destina cada año mil millones de euros al pago de las nóminas (una cantidad similar a la que debe hacer frente para pagar la elevada deuda y los intereses). Pero al margen de los técnicos y expertos de las diferentes áreas, Ana Botella mantiene contratados a más de 200 asesores que cobran, de media, unos 50.000 euros al año, es decir más de 10 millones.

Se trata de funcionarios de confianza que no cumplen horario ni tienen la obligación de asistir al ayuntamiento. Entre ellos se encuentran Cristina Aguirre, hermana de Esperanza Aguirre, Antonio de Guindos, hermano del ministro de Economía, Luis De Guindos, Adela Ruiz, exmujer del secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta o Ángel Carromero, dirigente de Nuevas Generaciones del PP detenido en Cuba tras la muerte de Oswaldo Payá en accidente de tráfico.

Doble rasero

Pese al esfuerzo de contención, Botella ha subido el sueldo a sus asesores directos. El gobierno local aprobó un decreto el 11 de noviembre del 2013 por el que se modificaron las retribuciones del equipo de asesores. Con él, Botella creó una nueva figura: la del asesor vocal. Se trata de un cargo privilegiado, al menos en cuanto a la remuneración, ya que percibe 70.511,14 euros, 18.000 euros más que el resto de asesores. El salario es similar al del Presidente del Gobierno (72.600 euros anuales) y el 30% inferior al que gana la propia alcaldesa (106.000 euros anuales).

Botella, que ha decidido no presentarse a las próximas elecciones municipales, de acuerdo con su círculo íntimo, ahorra desde el año pasado 79 millones anuales con los contratos de limpieza que terminaron con una huelga de barrenderos de 14 días el verano pasado.

Con una deuda de 6.000 millones de euros heredada de la gestión de Alberto Ruiz Gallardón, el Ayuntamiento de Madrid ha paralizado la mayor parte de las inversiones y tiene dificultades para la gestión diaria de las basuras.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad