El organizador del congreso mundial del móvil aprieta para que en BCN se trabaje “más rápido y mejor”

stop

John Hoffman avisa que los beneficios reales de las iniciativas de la capital del móvil serán “inferiores”

El consejero delegado de GSMA, John Hoffman | ED

16 de octubre de 2014 (19:12 CET)

Los beneficios reales de las iniciativas tecnológicas que se trabajan en la Mobile World Capital Barcelona (MWCB) serán “inferiores” de lo esperado inicialmente. Quien lanza el aviso es su principal impulsor, el consejero delegado de GSMA, John Hoffman, quien ha aterrizado este jueves en la capital catalana.

El empresario ha asegurado ante los empresarios reunidos este jueves por el Centre Tecnològic de Catalunya (Ctecno) que no está “decepcionado” con la iniciativa. Pero ha puesto las pilas a todos los trabajadores de la capitalidad, desde el patronato que la dirige a la plantilla base: “Ahora se debe trabajar más rápido y mejor”.

Responsabilidad repartida

Ha recordado que no es sólo responsabilidad de la entidad, que opera como una patronal del sector, impulsar todas las actividades que se desarrollan. Hay otros actores implicados, desde las Administraciones Públicas (Estado, Generalitat y Ayuntamiento de Barcelona) hasta instituciones como Fira Barcelona y grandes grupos de la talla de Telefónica o Vodafone.

Los representantes de la GSMA en el consejo ejecutivo que rige la capitalidad tienen el objetivo de trasladar esta reclamación a la reunión que tendrá lugar la próxima semana. Hoffman achaca públicamente a la crisis los retrasos que acarrean los distintos proyectos. “Tuvimos la mala suerte de que en España y en la Unión Europea la situación económica no era buena en el momento en que arrancábamos las iniciativas”, ha relatado el directivo. “Más de lo que pensaba”.

Falta de capital

El capital tardó en llegar (“tanto el público como el privado”) y el trabajo no está tan avanzado como inicialmente se esperaba. Hoffman ha reconocido en un aparte con la prensa que el retraso acumulado no implicará que las iniciativas se queden a medias cuando Barcelona pierda el título de capital del móvil en 2018. “Si se construyen correctamente ahora las cosas, las actividades continuarán”, asegura.

¿Podrá reeditar el título la capital catalana? El consejero delegado de GSMA elude contestar directamente a la cuestión. Tampoco ha hecho ninguna referencia a la crisis inicial en el liderazgo de la capitalidad. Hubo un relevo en la dirección (Ginés Alarcón pasó el testigo a Agustí Cordón) tres meses antes de que la iniciativa se pusiera en marcha.

Congreso del móvil

Hoffman indica que, por ahora, su principal inquietud es organizar el próximo congreso del móvil, el Mobile World Congress (MWC). Un evento que será “más grande y mejor” y que por primera vez se celebrará la primera semana de marzo para adaptarse al calendario chino.

“Estoy preocupado por todo”, afirma sin tapujos. Por cómo transportarán a 86.000 personas --el alcalde de la ciudad, Xavier Trias, ha prometido que la línea de metro hasta Fira Gran Vía estará definitivamente acabada--, dónde se alojarán; cómo las alimentará; y se deberán hacer frente con otra huelga. GSMA tiene cuatro meses y medio para cerrar el programa.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad