El Mobile World Congress se adapta al calendario chino

stop

El evento tiene un impacto en Barcelona de 397 millones de euros y crea más de 12.000 empleos

John Hoffman, en el centro, presenta la nueva edición del congreso de móviles de Barcelona

10 de julio de 2014 (13:23 CET)

El Mobile World Congress (MWC) quiere a los visitantes asiáticos. Por ello, el evento que se celebra en Barcelona es capaz de modificar su timeline para adaptarse al calendario chino --el año nuevo se celebrará el 19 de febrero en 2015-- y no perder a este público, tan importante en el ámbito tecnológico.

En 2015, el MWC se retrasa. Ya no se realizará en febrero, como viene siendo lo habitual, sino que tendrá lugar entre el 2 y el 5 de marzo en los recintos que tiene Fira Barcelona en L'Hospitalet de Llobregat y en Montjuïc, en el centro de la capital catalana.

Crecimiento de Asia

No es la primera vez que la organización del MWC hace estos cambios. Hace unos años, la feria se realizó a finales de febrero por la misma razón. “Queremos seguir centrándonos en las delegaciones internacionales y ha crecido la atención de Asia. Por ello, haremos el Mobile en marzo, después de que se celebre el año nuevo chino. Tenemos que ajustar el calendario porque el sector de las telecomunicaciones y la movilidad es universal”, ha subrayado este jueves en Barcelona el consejero delegado de la patronal del sector GSMA y la cara visible del congreso, John Hoffman.

Con el nuevo calendario, habrá que esperar ocho meses para ver las novedades que se presentan en la próxima edición, de las que poco o nada ha querido desvelar Hoffman. Apenas ha avanzado que se espera superar la cifra de visitantes de la edición de este año, que ha congregado a 86.000 personas, así como su éxito, con la presencia de grandes profesionales como el fundador de Facebook, Mark Zuckerberg. “Siempre intentamos lanzar cosas nuevas como la evolución tecnológica aplicada a la moda”, ha añadido Hoffman.

Un Mobile más verde


Otra de las novedades llegará en 2015 de la mano de la sostenibilidad en materia medioambiental. El Mobile World Congress quiere ser más ecofriendly. Para ello, la organización invertirá cerca de un millón de euros en la utilización de materiales reciclables, menos uso del papel y la elección de otros recursos con el fin de hacer la feria más viable, más ecológica y que proteja el medio ambiente. El MWC ha recibido una certificación internacional --Certified Carbon Neutral-- que supone un paso adelante en el compromiso de la organización para reducir su huella de dióxido de carbono.

Y, en paralelo a esta inversión, el Mobile World Congress sigue siendo una fuente importante de ingresos para la economía catalana, en particular, y española, en general. Hoffman ha sacado pecho del impacto económico de la feria. En 2014 tuvo un impacto en la economía local de 397 millones de euros, frente a los 362 millones de 2013. Además, ha impulsado la creación de 12.361 empleos, dos mil más que la edición anterior. Cuenta con una superficie de 100.000 metros cuadrados que podría aumentar, incluso, en 2015. “Estamos orgullosos de los éxitos de 2014, del impacto y la creación de empleo, muy importante teniendo en cuenta que hay un alto nivel de paro y el efecto de la crisis todavía está patente en la calle”, ha concluido Hoffman.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad