El PP castiga a Forcadell y retrasa hasta el martes el pleno de declaración de independencia

stop

El desafío secesionista

Albiol y los diputados del PP, este lunes, registrando un recurso contra Forcadell en el Parlament.

en Barcelona, 02 de noviembre de 2015 (19:12 CET)

Otra vuelta de tuerca en la compleja situación jurídica que se vive en el Parlament. Ciudadanos, PSC y PP se han reunido el lunes por la tarde decidir una estrategia conjunta después de que la presidenta de la Cámara, Carme Forcadell, convocase una junta de portavoces para el martes saltándose, según las formaciones no independentistas, lo que establece el reglamento parlamentario.

De acuerdo con esta normativa, la junta de portavoces no puede reunirse hasta que todos los grupos estén constituidos y, en consecuencia, tengan portavoces nombrados de forma oficial. El PP aún no ha constituido se grupo parlamentario. Tiene hasta el viernes para hacerlo. Por tanto, mientras el PP no tenga portavoz, la junta no se puede convocar.

Declaración de la república catalana

Y a Forcadell le urge convocar a los portavoces, porque esa reunión es requisito sine qua non para poder llamar a los diputados al pleno en el que Junts pel sí y la CUP quieren declarar el inicio de la nueva república catalana. Por eso, Forcadell ha pisado el acelerador y ha convocado la junta de portavoces para el martes ignorando que el PP aún no tiene portavoz.

La presidenta de la Cámara defiende que está en su derecho de realizar esa convocatoria porque los letrados del Parlament le han asesorado en ese sentido. Los partidos no independentistas están en total desacuerdo y en la reunión de este lunes han tomado tres decisiones.

Recurso de amparo ante el Constitucional

La primera: si la junta de portavoces llega a celebrarse, no le darán ninguna validez. La segunda, si se produce ese desafío recurrirán en amparo contra Forcadell ante el Tribunal Constitucional. La tercera: el PP, que aún no había tomado una decisión definitiva, ha anunciado que agotará el plazo para constituirse como grupo parlamentario.

Esa última decisión tendrá sus consecuencias. El viernes se podrá celebrar por fin la deseada junta de portavoces. Pero el reglamento obliga a que pasen dos días hábiles para que se pueda celebrar un pleno tras esa reunión. Por lo tanto, el momento para la declaración de la república catalana tendrá que aplazarse hasta el martes.

Los plenos no podrán coincidir

El lunes está prevista la celebración de otro pleno, el de investidura. Forcadell quería que coincidiese con el pleno secesionista. Pero, tras la decisión del PP, eso ya no podrá ser, siempre y cuando la presidenta del Parlament respete lo que establece el reglamento de la Cámara.     

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad