El presidente de Fira Barcelona y Freixenet admite que el proyecto nacionalista de Mas genera boicot comercial

stop

CONSUMO

05 de junio de 2013 (13:38 CET)

El presidente de Fira de Barcelona y de Freixenet, Josep Lluis Bonet, ha admitido este miércoles que el proyecto soberanista del Presidente Artur Mas (CiU) genera boicot comercial. Para paliar los efectos del envite nacionalista, reclama diálogo entre la Generalitat y el Estado, además de flexibilizar el calendario para hacer la consulta. Según su punto de vista, con la presión comercial actual no es el momento de hacer ningún paso en este sentido.

“Creo que Catalunya es la parte más esencial de España y se deben entender”, ha declarado en una entrevista en la radio pública catalana, Catalunya Ràdio. Freixenet ya sufrió un boicot por su producto en 2004 cuando el entonces líder de ERC, Josep Lluís Carod-Rovira, cargó contra la candidatura de olímpica de Madrid. La caída de las ventas del producto en España en ese momento aún se arrastra, según fuentes del sector.

Bonet asegura que las fricciones políticas actuales les han pasado de nuevo factura, aunque afirma que no se puede ponderar hasta dónde llega.

Una sola voz de los productores de cava


La receta de más negociación también se la aplica ante la división que existe entre los productores de cava. Hay dos patronales del sector, el Instituto del Cava y Pimecava, una división sin sentido, según su punto de vista.

Bonet reclama que se busque el consenso y se cedan posiciones para que el sector hable con una sola voz. “Soy partidario de que hablando se entiende la gente”, ha sentenciado.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad