El Príncipe mediará en el contencioso político catalán

stop

Felipe de Borbón prepara una oleada de visitas que le llevará cada mes a Catalunya; la agenda se activa la próxima semana con reuniones con políticos, los empresarios del ‘Puente Aéreo’, emprendedores y entidades culturales

El Príncipe durante su última visita a Catalunya

20 de febrero de 2014 (20:23 CET)

El príncipe Felipe tomará las riendas del contencioso en Catalunya con el objetivo de que las partes dialoguen con fluidez dentro del marco de la Constitución. El heredero a la Corona ha activado una intensa agenda que le llevará una vez al mes a la comunidad autónoma con el objetivo de desenquistar el enfrentamiento político. Su papel no será influir a favor de ninguna opción, sino convencer a uno y otro bando para que retomen la hoja de ruta que permita hallar una solución legal a las tensas relaciones entre Madrid y Barcelona.

El despliegue de la actividad dará inicio la próxima semana, aprovechando el congreso de móviles, el Mobile World Congress, que inaugurará el domingo. A los ya programados encuentros con el presidente de la Generalitat, Artur Mas (CiU), y con otros líderes políticos y financieros en la cena de gala del certamen, en las últimas horas ha trascendido que el martes cenará con los empresarios del Puente Aéreo, el lobby de grandes corporaciones con intereses en ambas ciudades.

A solas con el lobby Puente Aéreo

Este núcleo de poder económico cuenta con el conde de Godó como anfitrión y es el cenáculo en el que ministros y consellers –incluso presidentes autonómicos, como el propio Mas o Esperanza Aguirre (PP)— han intercambiado impresiones e intenciones sobre la deriva soberanista. Los empresarios de uno y otro lado del Ebro que cenarán con el Príncipe son los habituales de estos ágapes. Aunque un par de invitados podrían asumir un papel más relevante.

Se trata del presidente de Abertis, Salvador Alemany, próximo a Mas como uno de sus principales asesores económicos externos. También estará presente Luis Conde, anfitrión del último encuentro que puso alrededor de la misma barbacoa a los políticos más representativos de uno y otro signo el fin de semana que el Partido Popular celebró su convención catalana.

Florentino Pérez, José Manuel Entrecanales, Javier Monzón, Juan Miguel Villar Mir; los patronos Juan Rosell y Joaquim Gay de Montella; y los abogados Emilio Cuatrecasas y Luis de Carlos también están en la lista de invitados. La única novedad que se espera es el debut del actual director de La Vanguardia, Màrius Carol –próximo a Zarzuela—, en sustitución de José Antich. El responsable del rotativo de Godó, alineado en tesis menos amables con el independentismo, asumiría el rol de moderador de la sesión.

Guiño a la cultura catalana

Este encuentro, aunque promete ser la clave de bóveda de la estrategia de Felipe de Borbón, no será el único. Se prevén reuniones, de contenido político a priori aséptico, con pequeños y medianos empresarios. Aunque la agenda sigue abierta, ya se ha confirmado una comida con varios emprendedores. Contará con el paraguas del Icex y se convocará el martes. El miércoles, la agenda del Príncipe de Asturias terminará con una visita a Poblet, considerado cuna de la cultura catalana, con la excusa de presidir una reunión de trabajo con la Sociedad del Bicentenario del nacimiento del general Prim.

En esta estrategia de proximidad también participa la Princesa de Asturias. Hoy se desplazará hasta Caldes de Malavella (Girona) para presidir otro acto con emprendedores. Se espera que su presencia en Catalunya también se intensifique en los próximos meses.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad