El PSC empuja a Mas a manos del PP

stop

NUEVA ETAPA

Rajoy y Mas, en un encuentro en enero./EFE/Toni Albir

12 de abril de 2013 (22:19 CET)

La realidad se va imponiendo poco a poco en la política catalana. Hasta el punto de que el President Artur Mas podría acabar negociando los presupuestos de 2013 con el PP. ¿Imposible, incompatible con el proyecto de CiU de convocar una consulta soberanista en 2014?

Esta semana ha sido muy intensa. En el pleno del Parlament, todos los grupos han presionado a Artur Mas para que presente los presupuestos de 2013, constatando que Catalunya es la única comunidad que todavía no los ha aprobado.

El argumento de Mas y del conseller de Economia, Andreu Mas-Colell, sin embargo, es consistente. Sin conocer todavía el objetivo de déficit, no tiene sentido presentar unas cuentas que se deberían modificar prácticamente de inmediato.

Y esa es la lucha. Mas buscó, en su reciente entrevista con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que el Ejecutivo español consiga de Bruselas un margen de déficit más alto.

La determinación de Navarro

Y si España obtiene un 5,5% o un 6%, los porcentajes que, efectivamente, persigue el ministro de Economía, Luis de Guindos, Mas quiere que la Generalitat pueda adjudicarse un 1,5% o un 2% de déficit. Ahora, el déficit fijado es del 0,7%, lo que obligaría al gobierno catalán a ajustar hasta 4.400 millones de euros, una tarea imposible.

Lo que ha cambiado en las últimas semanas es el papel que se ha adjudicado el PSC. Su primer secretario, Pere Navarro, ha tomado algunas decisiones importantes, que a los dirigentes de CiU no les han pasado desapercibidas y que van en contra de la afirmación del conseller de Presidència, Francesc Homs.

El también portavoz del Govern afirmó esta semana que el PSC acabará apoyando al Govern de Artur Mas “fruto de las circunstancias”.

La sociovergencia, frustrada

Es lo que desea el mundo económico y empresarial. Es lo que querían las patronales desde la noche electoral del 25N. Mas, sin embargo, tras perder 12 diputados, y sin mucho margen de maniobra, decidió supeditarse a los intereses de Esquerra Republicana.

Sin embargo, su presidente, Oriol Junqueras, se niega a apoyar los presupuestos de 2013, y exige que se acelere la convocatoria de la consulta.

¿Y dónde está el PSC? Los dirigentes socialistas consultados dejan claro que el partido no está en condiciones de apoyar a Mas. Navarro lo explicitó en el último consejo nacional del PSC. Aseguró que, personalmente, consideraba que el PSC estaba muy alejado de las tesis de CiU, tanto en el terreno nacional como social. Y asumió que cualquier decisión sería consultada a los militantes socialistas. Es decir, se trataba de un mensaje a Mas muy claro.

Reproche a los empresarios

Esos mismos dirigentes, de la cúpula socialista, expresan una convicción y un reproche al mismo tiempo. “Los empresarios dudaron cuando el PSC les decía que el camino de Mas no conducía a ninguna parte, y ahora quieren que los socialistas salvemos la situación, pero no lo podemos hacer”.

Diáfano y claro. Navarro se siente fuerte, o, como mínimo, con posibilidades de reorientar el PSC. Pero necesita tiempo. Y ofrecer una alternativa a CiU, no darle apoyo.

Esa respuesta deja a CiU en manos del PP. El PSC lo tiene muy claro.

Rajoy busca el acuerdo

En la entrevista de Mas con Rajoy, el presidente del Gobierno se mostró favorable a relajar la situación financiera de la Generalitat. Lo hará con el objetivo de déficit en 2013, y con una actitud receptiva para negociar los presupuestos.

Rajoy busca que el PP catalán entienda esa posición, porque al conjunto de España no le interesa que la Generalitat se quede totalmente bloquedada, sin poder atender ningún pago, algo que está a punto de suceder. Dirigentes de CiU admiten que esa aproximación se podría producir.

Desde el conseller de Justicia, Germà Gordó, a Francesc Homs, o el propio Felip Puig, todos ellos son dirigentes pragmáticos, que siempre han preferido el PP al PSOE, al entender que los dirigentes conservadores han cumplido lo que se negociaba previamente.

¿Lo entenderá la militancia nacionalista? El problema es que Mas se ha comprometido a convocar ese referéndum. En distintas ejecutivas de CDC ha manifestado que prefiere perder su apuesta, y pasar al olvido, que traicionar la causa.

El 'factor' Maragallo

¿El otro problema? El conflicto sobre el castellano y el catalán en la escuela no ayuda.

El ministro de Exteriores, José Manuel Margalló, estará este lunes en Barcelona, en una conferencia en la Cambra de Comerç. Tiene muy buena relación personal con varios dirigentes de CiU.

Comienza la aproximación.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad