El actual alcalde del PSC de Badalona, Àlex Pastor, revalidó su cargo al frente del Ayuntamiento gracias a un acuerdo in extremis con Guanyem Badalona en Comú y ERC

El PSC entregó 34 alcaldías a ERC y Junts per Catalunya

stop

El PSC posibilitó que 22 dirigentes de Junts per Catalunya y 12 de ERC se convirtieran en alcaldes. Cerró la puerta al PP en Badalona y Castelldefels

Economía Digital

El actual alcalde del PSC de Badalona, Àlex Pastor, revalidó su cargo al frente del Ayuntamiento gracias a un acuerdo in extremis con Guanyem Badalona en Comú y ERC

Barcelona, 17 de junio de 2019 (21:00 CET)

¿Los bloques políticos en Cataluña siguen en pie o se han derribado? Aunque hay argumentos para defender ambas opiniones, lo cierto es que, a nivel municipal, no hay muchas dudas. Lo que eran líneas rojas para el PSC y para ERC en el Ayuntamiento de Barcelona, no lo han sido en el resto de Cataluña.

El PSC cerró el pasado sábado un total de 34 acuerdos que sirvieron para entregar la vara de alcalde a otros tantos dirigentes independentistas. Gracias a los acuerdos con los socialistas, 22 candidatos de Junts per Catalunya consiguieron su investidura en municipios como Calella, Premià de Mar, Premià de Dalt, Tordera, Lloret de Mar y Vilafranca del Penedès.

La política de pactos del PSC también benefició a ERC, ya que 12 de sus candidatos también consiguieron convertirse en alcaldes alcanzando un acuerdo con los socialistas. Así ocurrió en municipios como Sant Cugat del Vallès, AltafullaFigueres, Bagà Caldes d'Estrac.

Los socialistas consiguieron el control de menos ayuntamientos siguiendo esta misma lógica de pactos, pero también obtuvieron réditos. ERC apoyó a los alcaldes del PSC en Abrera, en Castelldefels, en Platja d'Aro y en La Selva del Camp, mientras que Junts per Catalunya respaldó al candidato socialista en Senterada y en Cunit.

El PSC y las líneas rojas

Todos estos municipios servirían para demostrar que las líneas rojas marcadas a nivel de Barcelona y a nivel autonómico han desaparecido en la esfera municipal. No obstante, este tipo de pactos han generado tensiones en municipios como Sant Cugat, donde se vivió una bronca entre Junts per Catalunya y ERC después del acuerdo alcanzado por los republicanos con el PSC y la CUP.

La disponibilidad que el PSC ha mostrado para alcanzar acuerdos de todo tipo con ERC y Junts per Catalunya ha contrastado con el cinturón sanitario con el que ha castigado al PP. Los populares fueron, una vez más, la formación más votada en Badalona Castelldefels, pero los socialistas se negaron a alcanzar un acuerdo con Xavier García Albiol y con Manu Reyes.

El presidente del PP catalán, Alejandro Fernández, lamentó esta actidud del PSC por "unirse de nuevo al separatismo en Badalona, Castelldefels y Gimenells”. A pesar de que el PP ganó las pasadas elecciones en estos tres municipios, subrayó Fernández, tanto en Badalona como en Castelldefels contarán con "un alcalde socialista con el apoyo de partidos separatistas".

El caso de Gimenells fue incluso más sangrante para el PP porque el PSC facilitó el gobierno de una candidatura soberanista. El líder del PP catalán lamentó que el PSC no haya tenido en cuenta la posibilidad de formar gobiernos constitucionalistas en estos tres municipios “perdiendo la oportunidad de hacer frente al separatismo desde los gobiernos locales”.

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad