ERE o cierre: la dicotomía de las TV públicas

stop

AJUSTE AUTONÓMICO

Trabajadores de Telemadrid se manifiestan en Sol contra los recortes que sufre el canal

01 de noviembre de 2012 (21:45 CET)

Los gobiernos autonómicos tienen aún que resolver qué hacer con las televisiones públicas. El ajuste real todavía no se ha producido y las dudas están sobre las mesas. ¿ERE o cierre? Las comunidades están estudiando todas las posibilidades para cuadrar las cuentas. La exigente reducción del déficit autonómico conlleva una solución drástica para los canales de televisión públicos.

La primera opción es el expediente de regulación de empleo (ERE). Es el caso de la valenciana Canal 9. El ERE de 1.200 trabajadores se está complicando más de lo debido para el Gobierno de Alberto Fabra. No tiene dinero para indemnizar a tantos profesionales. La dirección de RTVV calcula que los despidos costarán 70 millones de euros. La elevada deuda, unos 1.300 millones de euros, está complicando el plan de viabilidad del ente. La banca acreedora aprieta y no se descarta el cierre parcial o total

Una situación parecida han vivido trabajadores de las sociedades que gestionaban canales autonómicos en Murcia o Canarias. Ha habido ERE y cientos de profesionales han sido despedidos. Además, en el caso del gobierno murciano ha abierto un concurso para que se adjudique un nuevo servicio de gestión indirecta. Si no se consigue, el canal desaparecerá.

Posible cierre de Telemadrid

Los presupuestos ahogan. La caída de las partidas dedicadas a los entes públicos cambiará el modelo de negocio. La reestructuración es segura, pero el cierre también está en la mente de algunos gobernantes. Es el caso del presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González (PP), que no descarta el cierre de Telemadrid si no se consigue la externalización del servicio tras el expediente de regulación de empleo.

"Si conseguimos un ERE que nos permita mantener ese servicio, lo haremos externalizándolo. Si no podemos, nos tendríamos que plantear en su caso el cierre", ha puntualizado.

Cospedal, sin solución

La Radio Televisión de Castilla La Mancha también vive en la incertidumbre. El presupuesto ha caído bruscamente mientras la presidenta María Dolores de Cospedal (PP) busca una solución a los escasos ingresos. Ella siempre ha optado por la privatización del canal, pero no encuentra respuesta en los empresarios. Algo que le sucede a la gran mayoría de autonomías.

La no privatización o gestión privada de los entes inclina la balanza hacia los recortes. En el caso del ente manchego el ERE está más cerca que nunca porque Cospedal no quiere privilegios en ningún organismo público. Si ha dejado sin empleo a cerca de 5.000 interinos, los despidos también llegarán al canal autonómico.

A la espera

Otros casos llamativos son los de Catalunya y Andalucía. En el caso de TV3, la pauta la marcan las elecciones del próximo 25N. El actual Gobierno de CiU tiene un plan de viabilidad sobre la mesa, pero hasta que no se conozca al nuevo president no se realizará movimiento alguno al respecto.

La plantilla espera el ERE, sobre todo, después del garrafal fallo de la dirección del canal que les envió por correo datos sobre el expediente. Además, la Generalitat ya diseña un nuevo impuesto para financiar la televisión resultante de los ajustes.

Por su parte, Canal Sur cuenta con el respaldo del Gobierno de José Antonio Griñán (PSOE). La sombra del ERE está alejada, aunque no se descarta una serie de ajustes para hacer viable la corporación. El presupuesto también ha bajado pero es de los canales menos afectados.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad