Forcadell preside un Parlament fragmentado que puede durar sólo dos meses

stop

Constitución de la Cámara

Artur Mas a su llegada al pleno de constitución del Parlament.

en Barcelona, 26 de octubre de 2015 (20:23 CET)

"Desde ahora mismo constituimos un Parlamento soberano, que quiere representar a un pueblo libre, pasamos de un Parlamento regional de competencias limitadas, recortadas y recurridas a un Parlament nacional con plenas atribuciones". Con estas palabras la flamante presidenta del Parlament, Carme Forcadell, inauguraba la nueva legislatura catalana.

Forcadell, ex presidenta de la Asamblea Nacional Catalana y número dos de Junts pel sí, plantea la nueva etapa, que empezó este lunes, como la de la llegada de la independencia. Su partido tiene claros planes secesionistas. Apuesta por la desconexión con España en un plazo de 18 meses.

¿Legislatura corta?

Pero mientras la presidenta de la Cámara hacía este discurso en el interior del hemiciclo, en los pasillos del Parlament sólo se hablaba de lo corta que va a ser esta legislatura. La mayoría de los diputados que se estrenaban recibían las felicitaciones con un "ya veremos cuánto dura esto". O con un "ésta va a ser la legislatura exprés".

Todavía hay quien defiende que Artur Mas es un superviviente nato, que va a tener suerte de nuevo y que va a arrancarle su investidura a las CUP. Pero ya son pocos los que aún sostienen esa tesis. La mayoría de los diputados, tanto los secesionistas como los no independentistas, los de derechas y los de izquierdas, creen que la cosa pinta mal.

Investidura el 9 de noviembre

Ven nuevas elecciones a la vuelta de la esquina. A partir de ahora, y según el reglamento parlamentario, los grupos tienen dos semanas para ponerse de acuerdo y proponer la investidura de un nuevo presidente de la Generalitat. El 9 de noviembre termina ese plazo.

En esa fecha se celebrará la sesión de investidura. Si no hay mayoría para el candidato que se proponga, no pasa nada. Se hará otra votación. Y otra. Y las que sean necesarias. Hasta el 9 de enero.

Acuerdo lejano

Pero si se llega a ese día sin que haya salido un nuevo president de las votaciones, la Cámara se disolverá automáticamente y los catalanes serán llamados de nuevo a unas elecciones, que se celebrarán entre finales de febrero y principios de marzo de 2016.

Por el momento, las cosas no pintan bien. Junts pel sí, que incluye a CDC y ERC, quiere a Artur Mas como presidente y no se plantea proponer a un candidato alternativo. La CUP no quiere a Mas ni en pintura. Las negociaciones están estancadas y puede pasar cualquier cosa, pero hoy por hoy, un acuerdo se vislumbra como algo lejano.

Las dos almas de la CUP

Las CUP, como le pasaba al PSC, tienen dos almas. Una, la de Barcelona, radicalmente antisistema y capitalista. Otra, la del territorio, profundamente independentista. Las negociaciones están estancadas ante la imposibilidad de la formación de Mas de acercarse a la rama barcelonesa de la CUP, según fuentes de Junts pel sí.

Pese al estancamiento de las negociaciones, en la sesión de constitución del Parlament, Junts pel sí se encontró con un aliado inesperado. Cinco de los once diputados de Catalunya sí que es pot, la coalición que engloba a ICV y Podemos y que dirige Lluís Rabell, votaron a favor de Forcadell como presidenta del Parlament.

Acercamiento de Podemos a Mas

Sus votos no eran ni decisivos ni necesarios, por lo que en ese gesto se ha visto un acercamiento de los de Podemos a las tesis independentistas. ¿Se mantendrá esa sintonía? ¿Si la CUP se retira de la partida, darán los de Rabell a Mas los seis votos que la faltan para alcanzar la mayoría absoluta y ser investido president?

Son muchas las incógnitas que planean sobre la política catalana y pocas las certezas. De momento, sólo hay una realidad: este lunes ha arrancado la legislatura más compleja e incierta en un Parlament más fragmentado que nunca, con presencia de seis grupos parlamentarios, dos de ellos en coalición y muchos diputados independientes.  

 

      

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad