Foto de archivo del ex-diputado y ex-militante de Cs, Juan Carlos Girauta, junto al ex-líder del partido, Albert Rivera / EFE

Juan Carlos Girauta abandona Cs tras el pacto de Arrimadas con Sánchez

stop

El ex-diputado lamenta el pacto con Pedro Sánchez y critica que su ya ex-partido se haya convertido en una "bisagra" del bipartidismo

Barcelona, 05 de mayo de 2020 (23:22 CET)

El ex-diputado en el Congreso, Juan Carlos Girauta, abandona Ciudadanos tras el apoyo de su ya ex-partido al estado de alarma de Pedro Sánchez. El miembro naranja y mano derecha de Albert Rivera ha lamentado que la formación naranja se haya convertido en una "bisagra": "Acabo de comunicar formalmente mi baja como afiliado".

La dimisión se conoce escasas horas después de que Ciudadanos hiciera público su apoyo al PSOE in extremis para tirar adelante el estado de alarma que se vota este miércoles en el Congreso. La formación que lidera Inés Arrimadas ha conseguido doblegar al Gobierno a cambio de que se comprometa a dialogar y consensuar medidas para la desescalada y adaptación de los ERTE y las ayudas a pymes y autónomos. 

Según un comunicado de Moncloa, "el Gobierno de España y Ciudadanos han alcanzado un acuerdo por el que ambas partes manifiestan la conveniencia de prolongar el actual Estado de Alarma para logar vencer a la pandemia del coronavirus, así como a mantener las medidas de protección a los españoles en los ámbitos sanitario, económico y social más allá de la vigencia del Estado Alarma". 

Juan Carlos Girauta no ha sido el único perfil de Ciudadanos que ha recelado del pacto de Inés Arrimadas con el Gobierno. La ex-concejal naranja en Barcelona, Carina Mejías, también se ha posicionado contra el apoyo de su formación al estado de alarma en Twitter: "Sánchez no es de fiar".

Una vida en política

Girauta estuvo en Ciudadanos desde el principio y fue escogido eurodiputado por la formación naranja en 2014 en una candidatura liderada por Javier Nart. Hizo su salto al Congreso cuando se presentó en 2015 como cabeza de lista por Barcelona, posición que revalidó en 2016. Hombre de confianza de Albert Rivera, volvió a presentarse el 28A por Toledo, pese a reticencias del partido local, y fue escogido diputado, cargo que no revalidó el 10N. 

Contra lo que podría parecer, empezó su militancia política en el PSC, del que se dio de baja tras considerar que ideológicamente tenía una deriva demasiado nacionalista en 1986. Estuvo vinculado al Partido Popular en la década de los 2000, al presentarse a las municipales de Castelló d'Empúries y a las elecciones del Parlament de Cataluña en 2003, desde posiciones que no eran de salida. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad