Hacienda fue a casa de Pujol para evitar una citación a través del BOE

stop

La Agencia Tributaria asegura que no ha habido ningún procedimiento excepcional con el ex presidente catalán

Las funcionarias de Hacienda entran en casa de los Pujol.| EFE

08 de agosto de 2014 (19:36 CET)

Dos funcionarias de la Agencia Tributaria de Barcelona llamaron al timbre de la casa propiedad de Marta Ferrusola en Queralbs (Girona). Iban vestidas para la ocasión, no tenían prisa, los fotógrafos pudieron retratar con tranquilidad la escena, e incluso se aseguraron con los periodistas de que estaban en la puerta correcta.

Buscaban al esposo de la dueña. Querían ver a Jordi Pujol, que no consta domiciliado ahí, con el objetivo de entregarle en mano una citación con los inspectores que se encargarán de investigar el alcance real de su fortuna oculta en Andorra (amén de la diversificada a paraísos fiscales).

Táctica poco usual, pero legal

No es un procedimiento irregular, pero sí poco usual. Hacienda ha decido actuar, quizá con exceso de celo, para asegurarse de que Pujol recibía la notificación por la vía rápida. Al desplazarse al pueblecito pirenaico ha ganado tiempo y evitado la posibilidad de recurrir al Boletín Oficial del Estado (BOE) como último y dilatador sistema para llamar al ex presidente catalán.

La ley establece que, si un presunto infractor se niega a firmar el acuse de recibo de Correos o a recibir a unos inspectores sin orden judicial (procedimientos más lentos aunque habituales en fases iniciales), se debe publicar el requerimiento en el BOE, o en el provincial para investigaciones menores, como opción final.

Estrategia de Pujol

Hacienda no ha arriesgado a pesar de que el político nacionalista ha manifestado su intención de colaborar con la “autoridad fiscal y la judicial”. Se podría decir que la agencia ha aceptado sin dudar la invitación del fundador de Convergència mandada a través de los medios para acelerar la investigación.

Ante la visita de las dos representantes, según las fuentes consultadas, Pujol ha actuado inteligente y coherentemente. Carga con gestos concretos sus declaraciones y evita la posibilidad de que todo el mundo se entere a través del BOE de los datos exactos que Hacienda reclama, la fecha de la cita y el inspector o equipo que le investigará.

Hacienda acumula datos

Por ahora, esos datos permanecen en cuarentena. Ni siquiera las funcionarias que trasportaron la comunicación sabían el contenido exacto. Pujol sólo confirmó que, efectivamente, las dos señoras “eran de Hacienda”. El ministerio, consultado por este diario, asegura que los procedimientos no varían en ningún mes del año ni se da ningún trato irregular a Pujol.

Quien también ha decidido reclamar datos es la titular del juzgado de instrucción número 31 de Barcelona. Ha pedido, como avanzó Economía Digital, que el ex presidente de la Generalitat entregue la copia del testamento de su padre, Florenci, y la aceptación de la misma.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad