Hacienda reclamará 100 millones a la ACA por la nueva regulación del canon del agua

stop

La agencia de la Generalitat dejará de repercutir el IVA del impuesto autonómico, que a partir de ahora cobrarán las suministradoras. La medida obligará a regularizar al alza las cuotas soportadas en los últimos cuatro años

Una de las depuradoras de la ACA

14 de febrero de 2012 (20:12 CET)

Los problemas de tesorería de la Agencia Catalana del Agua (ACA) están a punto de complicarse por acción de la propia administración autonómica.

El pacto para los presupuestos catalanes entre CiU y el Partido Popular contempla que las empresas de suministro de agua cobren el canon autonómico que grava el consumo. Automáticamente, el ente público dejará de recaudar el impuesto del valor añadido (IVA) correspondiente.

Es decir, la ACA recibirá el mismo tratamiento que la mayoría de contribuyentes que cargan con el IVA sin posibilidad de compensarlo más tarde con las cantidades recaudadas provenientes de la venta de servicios o productos.

Ello implica que la ACA no podrá deducir el IVA que genera la tasa, como venía haciendo hasta ahora, la cual además deberá regularizar al alza las cuotas soportadas en los últimos cuatro años, en el caso de inversión en bienes muebles (por ejemplo, material de oficina), y en los últimos nueve años, en el supuesto de cuotas soportadas por inversiones en bienes inmuebles (por ejemplo, la maquinaria de las depuradoras). En total alrededor de 100 millones de euros.

El balance ruinoso

La maniobra política ocasionará, por lo tanto, serios apuros contables a la ACA ya que, además, dejará de generar alrededor de 35 millones de euros al año en concepto de IVA, que a partir de ahora deberá afrontar con su propio presupuesto.

El balance de la agencia pública está teñido de rojo. Su déficit es de aproximadamente 2.000 millones de euros y el plazo de pago, en el mejor de los casos, es de un año.

Hasta ahora, la ACA prestaba su NIF y en las facturas que los consumidores finales recibían aparecían dos conceptos (consumo y canon), dos IVA diferenciados y dos NIF distintos, el de la empresa proveedora de agua y el de la ACA.

Sin embargo, en las próximas facturas habrá una única base imponible y por lo tanto un único cargo en concepto de IVA (que equivaldrá a la suma de los dos anteriores). Los suministradores del servicio recaudarán el canon directamente y liquidarán el IVA a Hacienda.

Tensión

Esta medida ha tensado la relación de la Generalitat con las empresas del agua que consideran que la administración autonómica se está blindando ante una posible insumisión fiscal.

Con la nueva ley, las compañías serán las responsables de reclamar el supuesto canon impagado por los consumidores, aunque deberá liquidarlo a la ACA. Los suministradores consideran que la medida les perjudica ya que reclamar cantidades menores a los 100 euros por recibo les supone costes judiciales mayores.

La única excepción se contempla con deudas superiores a los 150 euros. Ese es el límite para que sea la propia Generalitat la que reclame al usuario la deuda.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad