Irlanda da un 'sí' rotundo al matrimonio gay

stop

El referendum, todavía con resultados provisionales, bendice la unión entre personas del mismo sexo en un país que condenó la homosexualidad hasta 1993

Campaña a favor del 'si' en Irlanda

en Barcelona, 23 de mayo de 2015 (12:30 CET)

No hay datos definitivos, pero ya se conoce el resultado. Los irlandeses han aprobado en referendum la legalización de los matrimonios entre parejas del mismo sexo.

La cadena pública RTE informó que la participación fue "inusualmente alta" en las últimas horas del viernes y que los primeros recuentos reflejan una holgada victoria del 'sí'. Los partidarios de no legalizar el matrimonio gay, que hicieron campaña las últimas semanas, ya reconocieron públicamente la derrota.

Si todo marcha según lo previsto, este domingo se confirmarán los datos e Irlanda dará un paso insólito. No fue hasta 2010 cuando la república promulgó la ley de Relaciones Civiles que, por primera vez en este país, concedía reconocimiento legal a las parejas de hecho del mismo sexo, pero eludía calificar a esas uniones de "matrimonio".

Irlanda se transforma

Un lustro después, un territorio con enorme influencia del catolicismo, será el primero del mundo que reconoce en referendum el matrimonio homosexual. El paso es gigantesco. Hasta 1993, la homosexualidad estuvo condenada, el divorció se legalizó en 1995 y el aborto continúa siendo ilegal, incluso en casos de violación.

Grupos católicos, conservadores y antiabortistas hicieron campaña a favor del 'no', que ganó terreno en los últimos días, según las encuestas. Sin embargo, el 'si' se impuso desde los primero sondeos. Los datos provisionales dan el 60% del apoyo a la legalización del matrimonio gay y un 40% a sus detractores, con una distancia menor en los distritos electorales situados en zonas rurales.

Blindaje constitucional

En la papeleta del referéndum, el electorado debía contestar con un sí o no a la propuesta del Gobierno irlandés, de coalición entre conservadores y laboristas, sobre si el "matrimonio puede ser contraído de acuerdo con la ley por dos personas sin distinción de su sexo".

Esa es la frase que el Ejecutivo, que contó con el apoyo de todas las fuerzas políticas, quiere añadirá al artículo 41 de la Carta Magna para proteger constitucionalmente los derechos de la parejas del mismo sexo y equipararlos a los de los matrimonios convencionales una vez que se confirme el resultado.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad