Las defensas de Jordi Sánchez y Jordi Cuixart –en la imagen cuando se dirigían a declarar a la Audiencia Nacional- han recurrido el auto de prisión provisional. / EFE

Prisiones se apiada del compañero de celda de Jordi Sànchez

stop

“Está todo el día con la matraca y en lo personal es muy raro” asegura el compañero de celda de Jordi Sànchez, que pide el cambio

Economía Digital

Las defensas de Jordi Sánchez y Jordi Cuixart –en la imagen cuando se dirigían a declarar a la Audiencia Nacional- han recurrido el auto de prisión provisional. / EFE

Madrid, 29 de octubre de 2017 (11:00 CET)

La dirección de la cárcel de Soto del Real (Madrid) accede a cambiar de celda al compañero del presidente de la ANC, Jordi Sànchez. El reo solicitó el jueves cumplir pena en otro calabozo porque el activista catalán “está todo el día con la matraca de la independencia”. “Es insoportable”, alegó. Además, “en lo personal es muy raro”.

El viernes, se aprobó el cambio. La dirección del centro dio luz verde a la petición del compañero de Sànchez porque se trata de un preso de confianza. Se considera, informa ABC, que sus argumentos, aunque subjetivos, tienen cierta base y, por tanto, los responsables de la prisión decidieron cortar con la espiral de incomodidad.

Sànchez cumple prisión preventiva desde el 16 de octubre. La jueza Carmen Lamela, de la Audiencia Nacional, ordenó el ingreso junto al responsable de Òminum Cultural, Jordi Cuixart. Los “Jordis” entraron esa misma noche en los módulos uno y cuatro. A ambos se les asignó un recluso de confianza como compañero de celda. Soto del Real busca ahora uno nuevo para Sànchez.

El horizonte de libertad para ambos activistas es incierto. La fiscalía se opuso esta semana a permitir su salida. Los recursos de los abogados siguen su camino. Curiosamente, ninguno de ellos argumentó que se trate de “presos políticos”, como sí denuncian desde las esferas políticas secesionistas y las organizaciones que aún presiden.

La vida en prisión

Mientras tanto, la vida en prisión sigue. Sin teléfonos móviles y con 80 euros al mes como máximo para gastar en el economato de Soto del Real. Ambos visten sus propias ropas. Rechazaron el uniforme, esta posibilidad está contemplada, que se les entregó la noche de su ingreso.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad