Jornada del juicio por el 1-O en el Tribunal Supremo. EFE

Jordi Turull ataca al juez Manuel Marchena

stop

El exconsejero independentista cree que los acusados no pueden desarrollar su defensa correctamente

04 de marzo de 2019 (14:12 CET)

El exconsejero del Pdecat Jordi Turull ha denunciado "la desigualdad" de condiciones en las que se encuentran los líderes independentistas presos que se enfrentan estos días al juicio del procés, entre los que se incluye. Turull ha sido crítico contra el sistema judicial español, que no está respetando las garantías de un juicio justo aunque esconda esa parcialidad detrás de un “escaparate”.

Turull opina, en un artículo en La Vanguardia, que aunque “parece que haya igualdad de posibilidades” no es cierto. "La desigualdad entre las partes es enorme. Y el tribunal lo sabe, lo permite y lo mantiene", protesta el acusado. Estas desigualdades se materializan en los horarios impuestos por las autoridades judiciales, que, asegura, apenas les dejan tiempo para preparar su defensa.

Según Turull, los presos independentistas no tienen tiempo de planificar con sus abogados aquellos días que hay sesiones y se ven limitados por los horarios y condiciones de la prisión. Además, tampoco pueden prever qué testimonios van a declarar ni de qué se les va a acusar en, afirma, en “informes parciales, faltos de rigor y cargados de prejuicios, hechos por la Guardia Civil”.

"La desigualdad entre las partes es enorme. Y el tribunal lo sabe, lo permite y lo mantiene"

En dicho artículo, Turull explica el día a día de los acusados presos, que se levantan a las 6 de la mañana para dedicar el día entero a las vistas del procés: después de ser registrados y trasladados en un vehículo cerrado sin ventanas donde, asegura, varios se marean; llegan a los tribunales a las 7:45h , donde permanecen hasta que acaban las sesiones. Cuando estas acaban, los acusados regresan directamente a la prisión sin poder contactar con su defensa, y cuando los horarios del centro ya no permiten visitas. 

El exconsejero catalán contrapone esta situación a la de los fiscales, que pueden prepararse las vistas con "al menos un día de antelación" y en total libertad y con los medios necesarios, y que nunca repiten posiciones.

Jordi Turull lleva más de un año en prisión preventiva y declaró el pasado 19 de febrero  ante el Tribunal Supremo. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad