Carles Puigdemont (i) y su amigo Josep Maria Matamala en el al aeropuerto de Zaventem, en Bruselas.  /EFE/Carlos Rey

Matamala vuelve al rescate de Puigdemont

stop

Jami Matamala contrata una mansión de alquiler para Puigdemont en Waterloo, según informa la alcaldesa de esta localidad belga al diario L’Echo

Josep Maria Casas

Economía Digital

Carles Puigdemont (i) y su amigo Josep Maria Matamala en el al aeropuerto de Zaventem, en Bruselas. /EFE/Carlos Rey

Barcelona, 03 de febrero de 2018 (04:55 CET)

La alcaldesa de Waterloo, Florence Reuter, ha confirmado este viernes al diario belga L’Echo que Carles Puigdemont será uno de sus vecinos. En realidad, según le ha comunicado la policía local, el expresidente de la Generalitat ya se habría instalado en una mansión de 550 metros cuadrados, con seis dormitorios, tres baños con sauna, garaje para cuatro coches y terraza con vistas a un amplio jardín.

El alquiler asciende a 4.400 euros mensuales. Además, los nuevos inquilinos han abonado una fianza equivalente a dos meses. Sin embargo, el contrato no lo ha firmado Puigdemont, sino su amigo Josep Maria ‘Jami’ Matamala, según precisa el rotativo belga. Aseguran que Jami sigue a Puigdemont por todas partes como si fuera “su sombra”.

Según estas informaciones, Puigdemont y su séquito se instalarán en esta mansión de la rue de l’Avocat (calle del abogado) de Waterloo. Se trata de una tranquila localidad de cerca de 30.000 habitantes situada a veinte kilómetros al sur de Bruselas.

L’Echo describe a Matamala, de 60 años, como el “principal confidente, asesor y amigo” de Puigdemont. Le ha acompañado desde que se refugió en Bruselas, incluso en el viaje que realizó hace unos días a Dinamarca. Se le ha fotografiado a su lado en aeropuertos, en bares y presenciando partidos de futbol por televisión.

El diario L’Echo describe a Matamala como la “sombra” de Puigdemont en Bélgica

Jami Matamala fue concejal convergente de Girona entre 1987 y 1995, mucho antes de que Puigdemont entrase en el Ayuntamiento. Es su mejor amigo. La noche que le propusieron ser presidente de la Generalitat en substitución de Artur Mas, Puigdemont y su esposa dejaron a sus dos hijas menores a su cuidado. Jami también acompañó a Puigdemont cuando declaró en el juzgado por contratar trenes y autobuses para mandar manifestantes a la Diada.

Se conocen de toda la vida. Sus respectivos padres ya eran amigos, según explican diversas personas de su entorno. El origen familiar de ambos está en el pueblo de Amer (Girona). El padre de Jami, Feliu Matamala (1912-2009), fue un destacado empresario y catalanista. Fue uno de los impulsores del llamado DNI catalán, cofundó la histórica libraría gerundense Les Voltes y la Generalitat lo premió con una Creu de Sant Jordi.

Jami se dedica profesionalmente a la organización de actos, especialmente en el campo gastronómico a través de Incatis. Esta sociedad de la que Matamala es administrador único facturó en 2016 cerca de 800.000 euros. Antes de dedicarse a la política, Puigdemont trabajó en una de sus empresas.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad