El exconsejero Josep Rull (d) acompañado por su esposa, Meritxell Lluís, en una de sus declaraciones judiciales por el caso del 1-O. /ARCHIVO/EFE

El exconsejero Josep Rull salió de la cárcel sin autorización judicial

stop

El juez de guardia recordó a la directora de la cárcel de Lledoners que no podía autorizar el permiso de Josep Rull porque la decisión competía al Supremo

Economía Digital

El exconsejero Josep Rull (d) acompañado por su esposa, Meritxell Lluís, en una de sus declaraciones judiciales por el caso del 1-O. /ARCHIVO/EFE

11 de enero de 2019 (21:28 CET)

El exconsejero catalán Josep Rull abandonó el pasado 5 de enero la cárcel de Lledoners (Barcelona) por unas horas sin la preceptiva autorización judicial. Rull cumple prisión preventiva por su participación en la organización del referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017.

La directora del centro penitenciario de Lledoners, Paula Montero, concedió un permiso extraordinario de urgencia a Rull para que pudiera visitar a su hijo pequeño, de 3 años, que acababa de ser ingresado en un hospital de Manresa. El menor sufrió un fuerte impacto en la cabeza durante un vis a vis familiar en la cárcel.

Una ambulancia trasladó el menor al hospital. A causa del golpe, perdió el conocimiento y, al recuperarlo, no reconocía a su familia. Ante esta situación, la directora del centro autorizó la salida de Rull. Aunque estuvo acompañado en todo momento por agentes de los Mossos d’Esquadra, esta salida de la cárcel se realizó sin autorización judicial.

La directora de Lledoners solicitó autorización al juzgado de guardia de Manresa a las 14.20 horas de aquel sábado. Sin embargo, en un auto dictado poco después, el juez Pedro Cerviño Saavedra recordó que, tal como establece el artículo 161.4 del reglamento penitenciario, en el caso de presos preventivos como Rull se requiere “la autorización expresa de la autoridad judicial a cuya disposición se encuentre el interno”. Esta autoridad no es otra que el Tribunal Supremo.

Auto del juez de guardia

El juez de guardia recalcó que no podía conceder, ni tampoco dejar de conceder, el permiso extraordinario para Rull porque no tenía la competencia para hacerlo. Reiteró que la autoridad competente era el Tribunal Supremo, que era la única instancia que podía autorizarlo. Sin embargo, Rull salió a media tarde de Lledoners y no regresó hasta medianoche pese a que no contaba con la preceptiva autorización judicial.

El Tribunal Supremo estudiará si la dirección de Lledoners cometió alguna irregularidad en la concesión del permiso extraordinario de urgencia concedido para Rull. Fuentes jurídicas informaron a Efe de que la dala que enjuiciará los hechos se reunirá próximamente para estudiar esta cuestión. Si aprecian posibles delitos, lo enviarán a la Fiscalía para que informe al respecto.

Fuentes del centro Penitenciario de Lledoners mantienen que estos tipos de permisos extraordinarios son habituales en casos de urgencia como defunciones o accidentes.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad