La ANC activa su campaña publicitaria apelando al Papa y a Obama

stop

DEBATE SOBERANISTA

La presidenta de la ANC, Carme Forcadell, en el centro./EP

10 de julio de 2014 (22:15 CET)

La Asamblea Nacional Catalana, (ANC), la entidad que preside Carme Forcadell, no descansa. Lleva semanas preparando la Diada del 11 de septiembre, pero ha pisado el acelerador con la intención de internacionalizar el conflicto, a través de una gran campaña publicitaria.

Y, pese a los resultados más bien nulos en esa dirección, porque ningún dirigente ni organismo internacional apoya al movimiento independentista catalán, la ANC quiere ahora implicar a los principales mandatarios, entre ellos el Presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y el Papa Francisco.

La ANC está dispuesta a todo, aunque en las últimas semanas ha tomado una determinación. Secundará la decisión que apruebe el Parlament en el caso de que no se pueda celebrar la consulta del 9 de noviembre. Eso quiere decir que aceptará, como no podía ser de otra manera, que el President Mas decida seguir adelante, y convocar elecciones, en todo caso, a lo largo de 2015, siempre que Esquerra Republicana mantenga su apoyo parlamentario.

Obama, Merkel, el Papa, o Hollande

Pero hasta que ese momento llegue, las movilizaciones serán constantes. Y entre las acciones programadas figura la de apelar a los dirigentes internacionales. Carme Forcadell explicó este jueves que que la iniciativa consiste en el despliegue de once lonas con las caras de los líderes internacionales escogidos.

El primer mural que se mostrará es el de Obama este sábado en Badalona, con el lema: “Mr. President, catalans vote freedom #9N2014”. Cada una de esas lonas tendrá un tamaño de 15 por 30 metros, una superficie suficiente para poder ofrecer imágenes al mundo, distribuidas a través de las redes sociales, para que nadie pueda ignorar la supuesta ola independentista.

Gota malaya

El otro gran protagonista, para que recoja ese anhelo soberanista, es el Papa Francisco. Pero también se interpelará al presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, a pesar de la advertencia que le trasladó esta semana al eurodiputado de ERC, Josep Maria Terricabres; al presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz; a la cancillera alemana, Angela Merkel; al presidente francés, François Hollande; al primer ministro del Reino Unido, David Cameron; al primer ministro italiano, Matteo Renzi; al secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon; a la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, y al primer ministro de Suecia, Fredik Reinfeldt.

El hecho es que la ANC quiere actuar como una gota malaya, buscando un gran apoyo popular que culminará el 11 de septiembre con la idea de llenar la Diagonal y la Gran Via, para que se pueda formar una gran V, en señal de victoria.
Y, con la lona desplegada este sábado en Badalona con Obama, el calendario pasa por el 20 de julio en Deltebre; el 26 en Lleida, el 3 de agosto en Port de Salau; el 9 o 10 de agosto en Vic; el 16 de agosto en Tarragona; y así cada semana, pasando por Montserrat, o Vilanova i la Geltrú.

Rajoy, no es necesario

La ANC está inmersa en toda la campaña publicitaria. “Queremos internacionalizar el proceso, que nos escuchen e interpelar a los líderes políticos que serán determinantes en el momento de pedir el reconocimiento internacional”, aseguró Núria Vinyals, miembro de la dirección de la entidad independentista.

En esas lonas se ha descartado incluir a Mariano Rajoy, al entender que “ya conoce el proceso, y no hace falta dedicarle mosaicos”.

La cuestión es que, desde ahora mismo y hasta el 9 de noviembre, la ANC no parará en su campaña de publicidad, con lemas, accciones y actividades que buscan que se permita la consulta soberanista. Pero, principalmente, para preparar un posible escenario posterior.

Declaración de independencia

El movimiento soberanista sigue jugando con una idea: si no se celebra el referéndum del 9 de noviembre, y Artur Mas acaba anticipando las elecciones, cuando se pueda acordar, el nuevo Parlament que salga de las urnas debería aprobar una declaración de independencia.

Y, cuando ocurra, el concierto internacional debería admitir esa nueva realidad.

Para ello, la ANC prepara esas grandes lonas. ¿Se sentirán interpelados Obama, el Papa Francisco o la cancillera Merkel?
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad