La presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie, en la presentación de los actos de la DiadaEFE/Enric Fontcuberta
stop

El número de personas apuntadas para participar en la concentración del 11 de septiembre cae a 37.500, un 25% menos que el año pasado por estas fechas

Iván Vila

Economía Digital

La presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie, en la presentación de los actos de la DiadaEFE/Enric Fontcuberta

Barcelona, 23 de agosto de 2019 (11:31 CET)

La Diada de este año ha pillado al independentismo en plena crisis, con partidos y entidades divididos en cuanto a tacticas y estrategias, y eso puede pasar factura a la  participación de la gran manifestación que la Assemblea Nacional Catalana (ANC) organiza cada 11 de septiembre. La propia entidad ha admitido este viernes que el ritmo de inscripciones flaquea: por ahora, según los datos facilitados por la ANC, llevan 37.500, un 25% menos que los dos últimos años por estas fechas, cuando, con la participación ya a la baja respecto de las ediciones anteriores, iban 50.000.

La ANC, de todos modos, evita atribuir la caída a la coyuntura política. Prefiere explicarla como una "consecuencia de que este año no se haya organizado ninguna performance", con lo cual "los  asistentes no ven necesidad de inscribirse pese a que tienen la intención de ir". Pese a esa circunstancia, la Assemblea también en esta ocasión ha fragmentado el espacio reservado a la concentración en 26 zonas, de las que 7 constan en la web de la entidad como con poca ocupación y las 19 restantes, con menos aún ("baja", según la clasificación de los organizadores).

De hecho, y también a pesar de quitar hierro a la caída, la Assemblea ha emitido un comunicado haciendo "una llamada a que la gente se inscriba igualmente, para garantizar el éxito de la organización.

La Assemblea ofrece, eso sí, un dato para contrarrestar el pesimismo que pudiera generar entre el independentismos la baja cifra de inscritos: la venta de camisetas, en cambio, ha subido un 5%: el 22 de agosto del año pasado, habían vendido 70.000 unidades de la diseñada para la Diada 2018, y ahora, llevan 78.000 de la de esta edición.

La ANC también ha facilitado la cifra de autocares reservados en distintos puntos de Cataluña para acudir a la concentración en Barcelona, y aquí no hay variación: son 450, los mismos que a estas alturas del año pasado.

El éxito de la Diada, clave en la estrategia independentista

Mantener el impacto que suponen las multitudinarias concentraciones del 11 de septiembre es clave en la estrategia independentista. Pero el distanciamiento entre la ANC y los dos partidos que integran el gobierno catalán, JxCat y ERC, especialmente este último, sumado a la pérdida de capacidad de convocatoria de la entidad desde que la preside Elisenda Paluzie, dispararon las alarmas.

Sobre todo después de que la Assemblea anunciara que este año por primera vez no reservará un espacio a los partidos a modo de toque por su renuncia a la unilareralitat, y varios históricos de ERC reaccionaran cargando contra la actual cúpula de la entidad. Un encontronazo tras el que unos y otros entendieron que tenían que echar el freno para evitar males mayores.

En los últimos días, la  Generalitat y los mismos partidos a los que la ANC hace el vacío han hecho llamamientos a la participación, porque, más allá de sus diferencias con Paluzie y los suyos, un pinchazo sería un palo demasiado grande a esa apuesta por la movilización a pie de calle a la que se aferran unos y otros de cara a estructurar una respuesta a la inminente sentencia del Supremo en la causa del procés, a falta de una unidad estratégica perdida hace tiempo y sin visos de ser recuperada en el corto plazo.

El martes, fue el presidente de la Generalitat, Quim Torra, el que situó la Diada como el primer jalón de esa rentrée marcada por la sentencia y que él quiere convertir en un nuevo otoño caliente de "confrontación" con el Estado, pese a que el del año pasado al final no pasó de tibio. El miércoles, fue la portavoz del govern, Meritxell Budó, quien insistió en la idea. Y el jueves, la portavoz de Esquerra, Marta Vilalta, también hizo una llamada a participar en la concentración. "Trabajaremos para que sea un éxito para demostrar que sigue habiendo músculo, que somos un pueblo activo", zanjó.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad