El presidente de la Generalitat, Quim Torra, y el vicepresidente Pere Aragonès, durante una reunión del gobierno catalán. Foto: EFE/TA
stop

Cataluña es la comunidad autónoma que más irrespetó el techo de gasto fijado por Hacienda en 2018, seguida de Valencia y Baleares

Economía Digital

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, y el vicepresidente Pere Aragonès, durante una reunión del gobierno catalán. Foto: EFE/TA

Barcelona, 20 de abril de 2019 (10:33 CET)

La Cataluña de Quim Torra y Carles Puigdemont dispara el gasto muy por encima de lo permitido por Hacienda. El aumento de las inversiones de las comunidades autónomas no podía superar el 2,4% en 2018, pero la Generalitat gastó siete veces más de lo permitido, con una subida del 17%. Fue, con gran márgen, la comunidad más transgresora de este mecanismo fiscal.

Que Torra rebase con creces el mínimo legal recogido en la Ley de Estabilidad Presupuestaria no es preocupante únicamente en retrospectiva, sino también de cara al presente. El president repite este 2019, con un techo fijado del 2,7%, la prórroga presupuestaria, igual que en 2018, ante la falta de apoyos para aprobar sus presupuestos.

Si bien Cataluña es la mayor infractora del mecanismo que puso en marcha el ex ministro Cristóbal Montoro y que el Gobierno de Pedro Sánchez amenazó con revisar, lo cierto es que la mayoría de las comunidades incumplen esta obligación. Solo tres autonomías la respetaron en 2018: Madrid, Galicia y Castilla y León.

Las comunidades que se acogen a la regla de gasto están administradas por el PP y, en el caso de Galicia, sucedió algo inédito en el ejercicio: el Ejecutivo de Alberto Núñez Feijóo no solo no superó el mínimo legal, sino que rebajó el gasto en casi un 6%. Por lo demás, son todas malas noticias.

Cataluña y Valencia, sin respeto por el techo de gasto

Datos de cierre de 2018 proporcionados por el Ministerio de Hacienda y recogidos por El Economista revelan que, de media, el gasto de las comunidades superó el 8%, tres veces más de lo establecido en la ley. Valencia sucede a Cataluña en el ránking de desobedientes, con un incremento en inversión del 11,3%.

El Govern de Ximo Puig, del PSOE, aprobó unos presupuestos para 2019 que fijan un incremento del gasto del 6%, más del doble del 2,7% previsto para este año. El déficit en 2018 fue del 1,3% del PIB autonómico, y la autoridad fiscal prevé que este año incremente más, por lo que pidió a Hacienda supervisar la región.

Todos los gobiernos autonómicos socialistas incumplen la regla de gasto y, curiosamente, todos lo disparan en el prólogo de las elecciones autonómicas de mayo de 2019. Lo mismo sucedió en Andalucía, que disparó el gasto casi un 5% en los meses previos a los comicios del 2 de diciembre que pusieron fin al mandato del PSOE de Susana Díaz.

Baleares (con un aumento del 10,6%), Aragón (un 9,3%), La Rioja (un 9,2%), Extremadura (un 8,41%) y Canarias (un 8,4%) son las otras comunidades que más gastaron en 2018.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad