La CUP exigirá a Puigdemont realizar un referéndum en 2017

stop

El diputado Benet Salellas dijo que esta condición es clave para que el presidente de la Generalitat pueda tener el voto de los anticapitalistas en su moción de confianza

Los diputados de la CUP Benet Salellas (i) y Anna Gabriel (c) en el Parlament. / EFE

Barcelona, 30 de julio de 2016 (18:37 CET)

La CUP ya adelanta cuál será la prenda de cambio para que Carles Puigdemont pueda obtener el voto de confianza de la agrupación anticapitalista, programado para el 28 de septiembre: convocar a un referéndum para el primer semestre de 2017.

En una entrevista realizada por Europa Press, el diputado Benet Salellas dijo que si se fija una fecha y un instrumento, "el resto irá rodado, porque además despejará el fantasma del proceso de una vez por todas", dijo, y consideró que la mecánica del referéndum es la que tendrá más aceptación internacional.

Pero en rigor, lo que propone Salellas es que se organicen dos referéndums: "primero tenemos que decidir si queremos constituirnos en república", dijo, y luego de este primer paso, considera que se tiene que abrir un proceso para que elabore una constitución, que también tendría que ser aprobada por otra consulta. "Son dos referéndums: uno por la independencia y otro constitucional. Son momentos de soberanía diferentes", precisó.

Y como siempre tan partidarios de las asambleas y las formas consultivas, el diputado sugirió que se establezca un "espacio participativo ciudadano", donde diversas entidades acerquen sus propuestas para que se voten y sean vinculantes en la redacción de una hipotética carta magna catalana.

La negociación por los presupuestos

Los 'cupaires' esperan a que Puigdemont les convoque en los próximos días a una reunión para abordar la cuestión de confianza, en la que esperan poder entregarle un documento que, bajo el título 'Enfilem-nos', contiene su hoja de ruta para la segunda mitad de la legislatura extraordinaria.

Pese a que el Govern insistirá en incluir los presupuestos en su aval a la cuestión de confianza, Salellas ha reiterado que su formación no lo vincula, entre otras razones porque para entonces el proyecto de finanzas públicas "ni habrá entrado en el Parlament".

Pero los anti capitalistas no cierran la puerta a aprobar las cuentas del Govern si es que satisface sus intereses. "Hay que ver si son unos presupuestos al servicio del derecho de autodeterminación y de la ruptura o si son autonómicos", dijo. Y por las dudas, aclaró que si no hay acuerdo con este tema, seguirán las negociaciones con Junts pel sí para la hoja de ruta independentista.

Y para no repetir el paripé de la investidura de Artur Mas, que se llegó a los extremos de un empate en las asamblea de la CUP, Salellas dijo que la cuestión de confianza de Puigdemont no se consultará a las bases por este mecanismo.

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad