La cúpula de los Mossos está en la cuerda floja "por el procés"

stop

Junts pel sí planea prescindir del consejero Jordi Jané y del director de la policía autonómica, Albert Batlle, antes del referéndum

Albert Batlle, nuevo director de los Mossos d'Esquadra. EP

Barcelona, 22 de febrero de 2017 (05:00 CET)

La CUP exigió el cese del consejero de interior de la Generalitat, Jordi Jané, y del director general de los Mossos, Albert Batlle, después de que los agentes de este cuerpo detuvieran a militantes de su partido en cumplimiento de órdenes judiciales. No obstante, los anticapitalistas no son los únicos que piden sus cabezas porque dentro de Junts pel sí, la formación que apoya al gobierno de Carles Puigdemont, cada vez hay más voces que reclaman dirigentes "duros" al frente de Interior.

Por "duros" debe entenderse cargos políticos decididos a desobedecer las órdenes judiciales cuando se convoque el anunciado referéndum. Batlle estaba en la cuerda floja mucho antes de que, en una entrevista emitida por TVE el pasado sábado, reconociera públicamente que los Mossos detendrían a Carles Puigdemont o a Carme Forcadell si un juez lo ordenaba. Precisamente, Forcadell está procesada por desobedecer al Tribunal Constitucional.

Las declaraciones de Batlle no han gustado nada en el entorno independentista. Sin embargo, fuentes del PDECat admiten que, en estos momentos, no se le podría cesar porque se interpretaría que lo echan por sus declaraciones. Otras fuentes apuntan que sus palabras han venido como anillo al dedo. Ahora no pueden cesarlo.

La "reestructuración", en verano

Estas fuentes indican que se planea una restructuración en el departamento de interior de cara al referéndum que Puigdemont anunció para el próximo septiembre. Los cambios en la cúpula policial catalana se producirían antes del verano. Uno de los caídos sería Batlle, designado director general de los Mossos en 2014 por el entonces consejero Ramon Espadaler, dirigente de Unió (UDC). Espadaler y los otros consejeros de UDC abandonaron el gobierno de Artur Mas en julio de 2015 por su deriva independentista.  

Cuando Jané substituyó a Espadaler, mantuvo a Batlle al frente de la policía autonómica por la gestión que había realizado hasta aquel momento. Batlle es un exdirigente socialista que se formó a la sombra de Pasqual Maragall y de Joan Clos. Dentro de Junts pel sí muchos desconfían de Jané y, especialmente de Batlle, porque en ningún momento se han mostrado dispuestos a desobedecer las resoluciones judiciales.

Por este motivo, consideran que en este momento hacen falta dirigentes políticos capaces de desobedecer.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad