La Diputación de BCN rescataría a los catalanes con el dinero que guarda en los cajones

stop

La corporación que preside Mercè Conesa dispone de 306 millones sin usar y de otros 400 millones en los bancos porque los ayuntamientos se retrasan en sus proyectos

Josep Maria Casas

La convergente Mercè Conesa con el republicano Dionís Guiteras, presidenta y vicepresidente de la Diputación de Barcelona.
La convergente Mercè Conesa con el republicano Dionís Guiteras, presidenta y vicepresidente de la Diputación de Barcelona.

Barcelona, 05 de abril de 2016 (01:00 CET)

La Diputación de Barcelona dejó más de 306 millones de euros sin ejecutar del presupuesto de 2015, que corresponden a casi el 38% de los 811 millones de euros que se aprobaron el año pasado para esta corporación provincial y sus organismos autónomos.

En su último pleno, acordó incorporar el remanente de 306 millones de euros del pasado año al presupuesto de 820 millones aprobado para el presente ejercicio. De esta forma, la corporación que preside la convergente Mercè Conesa dispondrá realmente de más de 1.126 millones de euros.

El remanente de 306 millones, correspondiente al presupuesto sin ejecutar, consta en la liquidación de las cuentas de 2015 que se expuso en el último pleno. La liquidación iba acompañada de un informe de la intervención general de la Diputación y del visto bueno de su presidenta, pero no se sometió a votación.

Remanente

El grupo de la CUP criticó con dureza que la Diputación deje sin gastar un remanente de 306 millones de euros, que supera en mucho, por ejemplo, la dotación de 270 millones de euros del plan de choque social de la Generalitat.

La CUP pone en duda la efectividad de los informes de seguimiento del presupuesto de la Diputación, que se realizan cada trimestre, porque no han conseguido evitar que una gran parte de las partidas no se ejecuten en el plazo previsto. 

La formación anticapitalista ha pedido una reunión de la comisión especial de cuentas para abordar la cuestión.

El dinero está en el banco

La economía de la Diputación barcelonesa está saneada, tan saneada que dispone de cerca de 400 millones de euros repartidos en diversas entidades bancarias, que están generando pingües intereses.

Se trata de fondos que la Diputación tiene comprometidos con los ayuntamientos, que no se han puesto a su disposición porque no han finalizado la ejecución de los proyectos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad