La editora Miriam Tey se enfrenta a Puigdemont en Londres por "vulnerar la ley"

stop

Ex directora del Instituto de la Mujer con los gobiernos del PP, le pregunta "con qué derecho" el presidente catalán quiere llevar a los catalanes fuera de las instituciones europeas

Economía Digital

Carles Puigdemont en su presentación en la Chatham House, en Londres. / EFE
Carles Puigdemont en su presentación en la Chatham House, en Londres. / EFE

Barcelona, 14 de mayo de 2016 (11:22 CET)

El presidente catalán, Carles Puigdemont, se encontró una sorpresa en su viaje a Londres. En la conferencia que protagonizó en la Chatham House, en la capital británica.

Puigdemont recibió una pulla contundente por parte de Miriam Tey, editora catalana, ex directora del Instituto de la Mujer con los gobiernos del PP, y con vínculos familiares con Jorge Moragas, jefe de gabinete de Mariano Rajoy.

Tey le espetó a Puigdemont que no podía llamarle  "president" porque había llevado a los ciudadanos catalanes fuera de la ley. "Es chocante que esté usted aquí buscando apoyo internacional para vulnerar la ley española y romper las instituciones. ¿Con qué derecho y con qué autoridad se permiten llevar a los ciudadanos de Cataluña fuera de la ley en contra de la voluntad de la mayoría y los dejan sin la protección de la ley internacional, de la europea y la española", aseguró en el turno de preguntas el pasado jueves.


Mayoría parlamentaria

Con un discurso en inglés, y leído de un papel que sostenía, Tey añadió que Puigdemont no podía vulnerar la mayoría contraria a la independencia que se pronunció, a su juicio, en las elecciones del 27 de septiembre. "No cuestionen esta mayoría, que fue claramente representada en el pseudo-plebiscito el que los separatistas perdieron el 27 de septiembre, con el 37% del censo de la población".

Puigdemont no perdió los nervios, y mantuvo la tesis principal del movimiento independentista. No afeó a Tey que no le llamara president. "No tenemos leyes que obliguen a nadie a llamar a las personas por sus cargos", aseguró, para defender que lo que impulsa desde la Generalitat es un mandato que surgió de las urnas, y que ofreció una mayoría parlamentaria a favor de la independencia.


Sin salida

Sin embargo, el propio Puigdemont, y en la misma conferencia, admitió que no existe todavía una mayoría independentista suficiente. Con ello reflejó la contradicción del movimiento soberanista, que desea poner en marcha estructuras de estado, en los próximos 18 meses, y convocar elecciones con carácter constituyente. Pero sin llegar a una declaración unilateral de independencia, algo que Puigdemont descartó por completo. El independentismo es consciente de que deberá, en algún momento, buscar una salida acordada, y que no será, tampoco, el referéndum que se desea.

En cualquier caso, la intervención de Miriam Tey se une a la reacción del Gobierno central, que ha reconocido, por parte de la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, que busca cómo compensar el discurso del independentismo en el entorno europeo. La diplomacia se ha puesto en marcha y en Londres se puso de manifiesto, con el control de los contactos que pudiera mantener el presidente catalán.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad