La Seguridad Social alcanzó su récord de afiliados desde 2008. Imagen: EFE/Beatriz Velardiez

La monstruosa deuda de la Seguridad Social

stop

Los presupuestos para 2019 contemplan un nuevo préstamo de 15.000 millones de euros a la Seguridad Social. La deuda acumulada es de 56.355 millones

María Vicente (EFE)

La Seguridad Social alcanzó su récord de afiliados desde 2008. Imagen: EFE/Beatriz Velardiez

Madrid, 27 de enero de 2019 (13:39 CET)

La Seguridad Social acumulará una deuda de 56.355 millones de euros con el Estado en 2019, una vez se aprueben los Presupuestos para este año que contemplan un nuevo préstamo por valor de 15.164 millones de euros. 

El Gobierno recoge este préstamo en el proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2019 con el fin de garantizar el pago puntual de las pensiones por parte de la Seguridad Social, que cuenta con un déficit de 18.937 millones y algo más de 5.000 millones en el Fondo de Reserva.

Este préstamo se suma al de 13.830 millones de euros concedido en 2018 −aunque previamente iba a ser de 15.164 millones−, así como al de 10.192 millones de 2017. Ambos préstamos no devengan intereses, tienen un plazo de cancelación de diez años y fueron totalmente utilizados para afrontar las pagas extra de los pensionistas. 

La cola de las deudas de la Seguridad Social

Los préstamos del Estado a la Seguridad Social no son ninguna novedad, ya que en los noventa concedió distintos préstamos por una cuantía total de 17.168,6 millones. La mayor parte de esta deuda corresponde a préstamos para financiar el déficit que se instrumentalizaron entre 1994 y 1999, no devengaban intereses y debían reembolsarse a diez años vista. 

No obstante, todos ellos han sido aplazados de década en década cuando vencían los plazos, la última vez en el presente proyecto de presupuestos para 2019, que recoge la ampliación por diez años más de la cancelación de 529,5 millones de euros que otorgó el Estado a la Seguridad Social en 1999. 

Además, el Estado otorgó otros dos préstamos en 1997 y 1998 por valor total de 4.207 millones para solventar desfases de la Tesorería de la SeguridadSocial generados por el retardo en el cobro de las cotizaciones recaudadas vía ejecutiva o por su ausencia de cobro. 

Estos dos préstamos, que recogían sendos presupuestos generales del Estado, no contemplaban un periodo de amortización. 

Tanto los préstamos percibidos para la cobertura de obligaciones de la Seguridad Social como los destinados a cubrir desfases de tesorería habrían sido consecuencia de la falta de financiación del área no contributiva, según el Informe sobre el Desarrollo del Pacto de Toledo. 

El Gobierno decidió entonces financiar a la Seguridad Social vía préstamos en lugar de instrumentar las transferencias necesarias, con el objetivo de no incrementar el déficit del Estado. 

La deuda histórica

Además de estos dos tipos de préstamos, el Gobierno había concedido previamente, entre 1992 y 1994, un total de 3.372,4 millones de euros para financiar las obligaciones pendientes del Insalud. 

No obstante, el informe añade que estos préstamos "no habrán de ser cancelados hasta tanto el presupuesto del Estado aporte a la Seguridad Social la financiación necesaria para la amortización de los mismos", es decir, una vez que el Estado asuma todos los gastos asistenciales de la Seguridad Social. 

De esta forma, el reintegro de estos préstamos vinculados al Insalud se realizaría con los fondos previamente percibidos vía transferencias. 

Con estos datos en la mano, la Comisión del Pacto de Toledo ha debatido cómo gestionar esta deuda histórica de 17.000 millones, llegando a plantearse que se pueda compensar traspasando su patrimonio e inmuebles al Ministerio de Hacienda y que los hospitales sean propiedad de las Comunidades Autónomas. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad