La neumonía de Hillary Clinton entra en campaña en EEUU

stop

Donald Trump se apresura a poner en duda la idoneidad de la candidata demócrata para mantenerse en la carrera hacia la Casa Blanca

La candidata demócrata Hillary Clinton a las presidenciales de EEUU del 8 de noviembre / EFE

Madrid, 12 de septiembre de 2016 (09:44 CET)

Una neumonía diagnosticada el pasado viernes a Hillary Clinton, la candidata demócrata a la presidencia de los Estados Unidos, se ha convertido en el epicentro de la campaña electoral, al dejar entrever el candidato republicano, Donald Trump, que el estado físico de su rival la invalida para seguir en la carrera presidencial.

Aunque el diagnóstico de la enfermedad se produjo el pasado viernes, no fue hasta ayer domingo, tras el desmayo de Clinton en Nueva York, durante el acto en memoria de la las víctimas del 11-S, cuando se hizo oficialmente público.

Exceso de calor

Inicialmente, el equipo de campaña de Clinto, según El País, atribuyó el desmayo a un "exceso de calor", pero su doctora, Lisa Bardack, afirmó más tarde que se había deshidratado y sufría una neumonía. Tras el percance en el homenaje, había sido examinada de nuevo en su casa en el norte de Nueva York. Por la noche, anunció que cancelaba un viaje de campaña este lunes a California.
 
Este episodio alimenta la última línea de ataque de su rival republicano, Donald Trump, sembrar dudas sobre la salud de la exsecretaria de Estado.

Especulaciones sobre la salud de Clilnton

También es combustible para quienes acusan a Clinton de no ser transparente, por revelar forzada por los acontecimientos, aunque la comunicación de esta dolencia frena especulaciones más graves sobre su salud que circulan en algunos foros de la derecha más antiClinton.

El acto, en el que participaba también Trump junto a los últimos tres alcaldes de Nueva York y otras autoridades, comenzó sobre las 8.30 de la mañana, justo unos minutos antes de que hace 15 años se estrellara el primer avión contra una de las dos torres del World Trade Center.

Deshidratada e indispuesta

Cuando había transcurrido alrededor de hora y media, Clinton abandonó la ceremonia deshidratada e indispuesta. En un vídeo difundido en twitter y por varios medios se la ve tambalearse al subir a la furgoneta.

Desde allí se dirigió al apartamento de su hija, Chelsea, en la ciudad, para reponerse. Al cabo de un rato, salió de allí sonriente y diciendo que se encontraba bien. Después la candidata se refugió en su casa de Chappaqua, un pueblo en el norte del estado de Nueva York.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad