Unidad de curas cardiacas de Barnaclínic. La clínic privada está instalada en la séptima planta de un hospital público. /BARNACLÍNIC

La sanidad privada: el salvavidas para el naufragio de la sanidad pública

stop

El aumento de las listas de espera a 148 días y la precariedad de los empleados hacen que los catalanes valoren mejor la sanidad privada que la pública

Economía Digital

Unidad de curas cardiacas de Barnaclínic. La clínic privada está instalada en la séptima planta de un hospital público. /BARNACLÍNIC

Barcelona, 19 de septiembre de 2018 (14:26 CET)

Tras casi una década de recortes contra la sanidad pública, el sistema catalán hace aguas: las listas de espera son de 148 días para las cirugías, de 98 días para visitas a los especialistas y los profesionales del sector vieron como su poder adquisitivo caía en picado desde 2010. Ante el estado de la situación, la Generalitat convocó una reunión para el 19 de septiembre con entidades, colegios y universidades para tratar de encontrar una solución.

Los integrantes del entramado sanitario ya avisaban de que el sistema estaba cercano a colapsar. Recuerdan el recorte del 5% de los salarios públicos en 2010 bajo el mandato de José Luis Rodríguez Zapatero, el gran tijeretazo de Artur Mas en 2011, la supresión de Mariano Rajoy de una paga en 2011, mismo camino que siguió el presidente catalán en 2013 y 2014.

Pero los ajustes no son sólo cosa del pasado. El Institut Català de la Salut (ICS) todavía paga a sus profesionales de ocho hospitales y más de 400 centros de atención primaria sólo la mitad de las retribuciones por objetivos.

La sanidad privada ahorra hasta 2.250 millones al año a las arcas catalanas

Por ello, desde el sector asumen que la sanidad privada se erige como la aliada para evitar el continuo deterioro. Según los datos a los que ha tenido acceso Economía Digital, los seguros privados ahorran al sistema entre 553 y 1.203 euros por paciente cada año. Es decir, entre 1.005 y 2.250 millones anuales.

La comunidad cuenta con el 33% de los hospitales privados de España. Estos centros realizan una tarea asistencial que alcanza el 25% de las intervenciones quirúrgicas, el 22,4% de las hospitalizaciones, el 19,5% de las urgencias y el 15,7% de las consultas. Da empleo a 41.922 personas entre médicos, enfermeros y resto de profesionales.

Los resultados, avalan al sistema. El Barómetro de la Sanidad Privada 2017 de Cataluña desveló que el nivel de satisfacción alcanza el 85% frente al 41% de la sanidad pública. La tendencia va al alza en la región año tras año.

Una operación es cinco veces más rápida en la privada que en la pública

Los servicios más valorados son la brevedad en la obtención de los resultados de las pruebas diagnósticas, la facilidad para concertar una cita, el confort de las instalaciones, el trato recibido por todo el personal sanitario, la información recibida sobre la enfermedad y tratamiento a seguir y la posibilidad de elección del especialista y centro.

Y todo, más rápido. En la sanidad privada el tiempo de espera es casi siete veces menor que el de la pública para la realización de pruebas diagnósticas, en torno a la mitad para la obtención de los resultados; y más de cinco veces inferior para la realización de operaciones quirúrgicas

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad