La ultraderecha humilla a Merkel en Alemania

stop

Los primeros sondeos a pie de urna otorgan al AfD como segunda fuerza en Sajonia-Anhalt y con presencia notable en Baden Württemberg y en Renania Palatinado

Angela Merkel, en una presentación en el foro de Davos.

Barcelona, 13 de marzo de 2016 (19:35 CET)

Un castigo en toda regla. La canciller alemana Angela Merkel está sufriendo una gran erosión electoral tras la defensa de sus políticas de acogida a los refugiados. Es la ultraderecha de AfD, Alternativa para Alemania, la que se beneficia de ello. Los sondeos a pie de urna en los estados de Sajonia-Anhalt, en Baden Württemberg, y en Renania-Palatinado, con 12,7 millones de alemanes llamados a las elecciones, han señalado un claro ascenso de la ultraderecha.

Es en Sajonia-Anhalt, al este del país, donde más ha subido y se sitúa como segunda fuerza política, con entre el 23% y el 21% de los votos, sólo tras la CDU de Merkel, que lograría entre el 30,5% y el 29%.

En Baden-Württemberg Los Verdes mantienen el liderazgo, y obtendrían el 32% de los votos. Tras ellos, la CDU, con el 27%, y el SPD, con el 13%. Pero la ultraderecha le pisaría los talones a los socialdemócratas, con el 12,5%. En el caso del estado de Renania-Palatinado, es el SPD quien mantiene la primera posición, con el 37,5%, por delante del partido de Merkel, la CDU, con el 33%, y los populistas, con el 11%.

Revés para la canciller

Para Merkel los resultados resultan un auténtico varapalo. En Baden Würtemberg, un bastión de los conservadores, la CDU se queda por debajo del 30% y sin posibilidades de gobernar. Tampoco será una buena noche para el SPD, que sigue sin levantar cabeza, pese a gobernar en el Ejecutivo federal por la CDU. Los socialdemócratas, sólo aguantan en Renania Palatinado.

Para Merkel estas elecciones en tres estados pueden representar un punto de inflexión. Pero no ha sido la gestión de la política económica, por ahora, sino su posición respecto a los refugiados, primero con una posición dura, y después con una actitud de puertas abiertas, aunque con restricciones, lo que ha sido aprovechado por la ultraderecha, que alcanza una posición nunca vista en Alemania de las últimas décadas.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad