Las empresas de la Rambla exigen a Colau retomar ya la remodelación del paseo

stop

El nuevo Gobierno municipal paralizó en julio el plan aprobado por el anterior ejecutivo, que planteaba una reforma urbanística de la calle más congestionada de la ciudad

Imagen de archivo de la Rambla, en Barcelona / Reuters

en Barcelona, 01 de octubre de 2015 (18:31 CET)

Los empresarios del paseo de la Rambla están molestos con el nuevo Gobierno municipal, al que acusan de no darle prioridad suficiente a la remodelación urbanística de la calle más transitada de la ciudad. El equipo dirigido por Ada Colau paralizó en julio el plan elaborado por el anterior ejecutivo, con la intención, según se hizo público en su momento, de revisarlo y replantearlo.

Esta revisión, sin embargo, no llegará hasta final de año, aseguran fuentes del consistorio. Los negocios situados en esta calle, por la que pasan más de 310.000 personas en los días festivos, se quejan también de no haber recibido una "respuesta clara" sobre las causas que explican esta revisión.

"Podemos entender que sea replanteable, pero no entendemos que la solución sea la parálisis", ha asegurado este jueves Joan Oliveras, presidente de Amics de la Rambla, asociación que agrupa a comercios, restaurantes y otras compañías instaladas en el paseo, además de vecinos y otros ciudadanos a título individual.

Limitación de terrazas y quioscos

En Diciembre de 2014, el Ayuntamiento dirigido por CIU aprobó, en su fase inicial, el Plan Especial de Ordenación de la Rambla, destinado a "proteger el conjunto patrimonial inmaterial" de la calle y "convertirla en un eje de referencia de la identidad de los barceloneses". Entre otras medidas, el proyecto contemplaba la limitación del número de quioscos y terrazas, su prohibición en las zonas de paso de las calles que confluyen en la Rambla y la concentración de otras actividades (como la venta de flores y la actividad comercial de pintores) en zonas concretas del paseo.

Desde el consistorio reconocen que "el trabajo hecho hasta ahora es muy bueno", pero piden tiempo para "mirarlo con calma" y "de una manera integral". Según estas mismas fuentes, que hablan en nombre de la nueva regidora del distrito de Ciutat Vella, Gala Pin, la intención del Gobierno municipal es abordar los problemas de la Rambla "de día", pero también "de noche". Así mismo, el objetivo es trabajar para facilitar el tránsito de los viandantes entre el Raval y el Gótico, los dos barrios que divide esta calle. 

Malestar y críticas

Durante la presentación de la Festa del Roser, organizada anualmente por Amics de la Rambla, y que comienza este sábado, Oliveras se ha mostrado contrariado con la actitud del nuevo Gobierno municipal respecto a este asunto, y ha asegurado que barajan la posibilidad de iniciar "otros mecanismos" para reactivar el plan paralizado, aunque sin mencionar cuales.

La decisión de paralizar "temporalmente" la reforma de la Rambla en julio ya despertó la críticas de parte de la oposición. En concreto, la ex regidora del distrito con CIU, Mercè Homs, aseguró que esta vía "no se puede permitir estar en coma inducido por más tiempo" y acusó al ejecutivo de "ignorar la participación que ha habido hasta ahora". 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad